lLas próximas sanciones que podría aplicar Estados Unidos afectarían a los testaferros de las personas relacionadas con Nicolás Maduro, señalaron analistas. 

El internacionalista Félix Arellano dijo a El Nacional que las medidas aplicadas por el gobierno de Donald Trump se están tornando más duras y complejas.

“Las sanciones comenzaron con una fase persuasiva, política y diplomática, muy concentrada en individuos. Algunos realmente se vieron afectados y otros rápidamente corrieron, crearon la figura de testaferros y deben tener toda su fortuna a nombre de otros. Creo que ahora puede venir la investigación sobre ellos”, indicó.

El internacionalista Carlos Luna, profesor de la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la Universidad Central de Venezuela, aseguró que la Oficina de Control de Bienes Extranjeros no solo toma en cuenta para sus sanciones a los líderes oficialistas, sino también a las personas con las que ellos se relacionan.

«Deben tener previsto el mapa de poder y las conexiones e interconexiones que existen. No es de extrañar que sigan profundizando en eso; creo que hemos dejado atrás esas sanciones que son un poco personales y más de mediano alcance para ver unas de mayor dimensión, dado el acelerado agravamiento de la situación venezolana», afirmó.

Arellano señaló que investigar a los testaferros no es una tarea sencilla, pero que debido a la digitalización es posible que se puedan rastrear los movimientos del dinero. Añadió que las penalidades que Estados Unidos ha impuesto a Petróleos de Venezuela están comenzando a sentirse y se pueden intensificar.

“Las sanciones a la industria petrolera afectan y esas son las que se pueden ir agudizando, porque tienen que ver con el tema financiero, con la posibilidad de tener capital para las empresas del Estado, con el pago del comercio venezolano y, particularmente, con el comercio del gobierno, todo el tema del petróleo y también del oro”, aseguró. 

Luna coincide en que las medidas contra Pdvsa son contundentes y han logrado afectar a Maduro. «Las sanciones son tremendamente fuertes. Estados Unidos puede ejercer una mayor presión para que los países no compren el petróleo venezolano o realizar una confiscación general de los bienes de Venezuela en el extranjero; sin embargo, esto tiene que contar con un aval de los Estados que intercedan o que accedan a este tipo de medidas», indicó. ​

Luna, que tambien es directivo del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales, explicó que las sanciones a Pdvsa han restado capacidad de comercialización y movilización de petróleo al país que sufre «la enfermedad holandesa», que su economía está basada en la comercialización de un solo producto, y no tiene una producción diversificada.

«Es tremendamente grave para un régimen que pretende vivir a costillas del petróleo», indicó.

Arellano pronosticó que todo lo relacionado con dinero y recursos para la comercialización de bienes que Venezuela puede importar y exportar, será más controlado.

“La banca privada será más cautelosa al manejar y pagar fondos relacionados con Maduro. Eso, obviamente, lo van a utilizar para afectar al pueblo, pues es su política sistemática. Ahora van a justificar sanciones a fin de que cada vez haya menos recursos para la población venezolana”, dijo.

El internacionalista precisó que Estados Unidos ya aplica medidas que complican el uso del dólar como divisa para el comercio de los hidrocarburos.

“Creo que las sanciones van a incrementarse y a generar muchos menos ingresos al país. Maduro va a tratar de conseguir otros compradores que adquieran el petróleo que no se envía a Estados Unidos y ahí va a aparecer el tema del dinero”, advirtió.

Arellano, que también es profesor de la UCV, aseguró que Maduro tendrá que utilizar monedas que no sean el dólar ni el euro. Precisó que las que use solo le servirán para las relaciones bilaterales, pues no podrá efectuar compras a países que no sean Rusia o China.

Añadió que las naciones latinoamericanas pueden ejercer sanciones simbólicas pero importantes en el ámbito político porque Maduro y las naciones de la región no tienen una gran relación comercial, por lo que es difícil aplicar penalidades que lo afecten.

El internacionalista refirió que los países latinoamericanos podrían haber sido el salvavidas de Maduro si la relación con ellos fuera buena, como ocurrió cuando las compras de Colombia eran enviadas a Argentina, Brasil o Uruguay.

“Ese ya no es el caso porque no tiene buenas relaciones, pues ha reducido toda su capacidad de compra y venta con Suramérica por todo el problema político”, destacó Arellano.

Expulsión de diplomáticos de Maduro de la ONU 

Luna no cree que a corto plazo sea posible cancelar las visas de los diplomáticos de Maduro ante la Organización de las Naciones Unidas, entre ellas las de Samuel Moncada y María Gabriela Chávez, hija del presidente Hugo Chávez. 

«No lo creo, por lo menos a la brevedad. No me parece porque los rusos también juegan. Aquí no hay que descartar en ningún sentido la existencia de contrincantes poderosos, como pueden ser los casos de Rusia y China», aseguró. 

Destacó que hay que «leer entre líneas» lo sucedido en la reunión entre Elliott Abrams, encargado especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela, y Sergei Ryabkov, viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, para conocer los acuerdos que se pudieron haber alcanzado. 

Arellano destacó que la decisión de expulsar a los diplomáticos de Maduro de la ONU corresponde a la Asamblea General, y «no va a haber los votos mayoritarios para ese tipo de acciones”. 

Dijo que la inmunidad otorgada a los diplomáticos de la ONU en territorio estadounidense existe debido a un tratado entre el organismo y el gobierno de Estados Unidos. «No veo a la Asamblea General adoptando esa decisión”, aseguró.