El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, advirtió este sábado que los encuentros con el régimen en Barbados no son un diálogo sino una mediación del gobierno de Noruega.

Insistió en que se mantiene la ruta planteada desde que se juramentó: cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

“Aquí lo que hay es una dictadura, no debe haber duda de eso. Tenemos todos los mecanismos para poner fin al sufrimiento y  a esta tragedia. La dictadura está dividida: un vocero dice una cosa, otro dice otra. Están alejados de la realidad del pueblo. No confiamos en una dictadura. Lo nuestro es estar en las calles”, expresó el también presidente de la Asamblea Nacional, quien realiza este fin de semana una gira por el estado Trujillo. Ayer estuvo en Boconó, hoy en Valera y tiene previsto ir a Escuque.

Acerca de la detención Erick Sánchez y Jason Parisi, ambos miembros de su equipo de seguridad, recalcó la información ya publicada en sus redes sociales: “Ellos estaban resguardando a mi familia en Caracas. Salieron a eso de las 8:30 am y aparentemente los secuestraron a las 9:30 am, no sabemos por cuál cuerpo de seguridad. Presuntamente están en el Sebin. Sabemos que van a sembrar armas, es lo mismo que le hicieron a (Roberto) Marrero. Es una torpeza querer secuestrar a alguien de mi equipo”.

El ministro de Comunicación del régimen, Jorge Rodríguez, dijo que los escoltas supuestamente se robaron armamento de la Comandancia de la Guardia Nacional Bolivariana del Palacio Federal Legislativo para luego venderlo por 35.000 dólares.

Guaidó fue ovacionado por cientos de personas en Valera. Les pidió no perder la esperanza y a continuar protestando para sacar a quienes gobiernan el país. “Si el régimen apostaba por que nos quedáramos en las calles, en nuestras casas, que nos íbamos a acostumbrar a esta tragedia, pues se quedaron con los trapos hechos. Hoy acostumbrarnos es muerte. Que se normalice la crisis es muerte”, expresó.

Reflexionó acerca de por qué es importante seguir luchando para reconstruir el país: “A futuro nos preguntarán nuestros hijos o nietos: ¿qué hiciste en las horas más oscuras de Venezuela? Nos van a preguntar si era verdad que se hacían colas en un país con las reservas de petróleo más grandes del mundo. La respuesta que daremos dependerá de lo que hagamos hoy. No es respuesta decir: sí, hijo (o nieto), lo intentamos. No, señor. Vamos a responder, viéndolos a los ojos como yo los veo hoy: ‘Eso en algún momento pasó, pero gracias a que luchamos más nunca en Venezuela volveremos a ver una dictadura”.