Nicolás Maduro se aferra al poder sostenido por una Fuerza Armada que dice estar compuesta por entre 95.000 y 235.000 personas que, según los jefes de sus diferentes componentes, son leales al gobierno.

El apoyo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a Maduro sería la columna que mantiene en el poder al sucesor de Hugo Chávez.

Este fue el principal argumento que como presidente de la Asamblea Nacional enarboló Juan Guaidó al jurar hace dos semanas para asumir las competencias del Ejecutivo como presidente encargado. Y aunque luego de la proclamación de Guaidó se esperaba un pronunciamiento inmediato y contundente por parte del ministro de Defensa, Vladimir Padrino, esta se originó horas después en un mensaje publicado en Twitter y fue un día después de que el jefe de la FANB aseguró que tanto él como el resto de la institución respaldan a Maduro.

La columna castrense, sin embargo, tiene filtraciones y han ido surgiendo pronunciamientos de militares que dicen no reconocer a Maduro y que piden a otros respaldar a Guaidó. Días antes de que el diputado jurara como presidente encargado una treintena de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana se sublevó contra Maduro, en Cotiza, una zona popular del oeste de Caracas.

El sábado pasado el general de división y director de Planificación Estratégica de la Aviación venezolana, Francisco Esteban Yánez Rodríguez, reconoció a Guaidó en un video que se difundió a través de redes sociales.

Mercedes De Freitas, directora ejecutiva de Transparencia Venezuela, señaló que los militares apoyan a Maduro por “el poder que han acumulado y por el control que este gobierno tiene sobre ellos”.

De Freitas recordó que con la llegada de Hugo Chávez a la Presidencia, los militares empezaron a dejar los cuarteles para incorporarse a cargos en el gobierno y su sucesor ha reforzado este gabinete, al menos, con una decena de ministros militares de la veintena de carteras existente.

“Por ejemplo, por la Misión Alimentación, que empezó en 2004, han pasado entre 15 y 18 ministros durante estos 20 años y de esos solo uno no era militar y duró menos de un año”, dijo.

Señaló que “hay más de 42 empresas del sector alimentario que están bajo la supervisión directa del Ministerio de la Defensa”.

Los militares también están al mando de las industrias del sector minero e hidroeléctrico, así como en Petróleos de Venezuela. Subrayó que “hay muchas evidencias que dan fe del temor que puede tener el mundo militar de levantar su voz, a decir que no cuando les dan una orden desde el gobierno o a criticar una orden que venga de alguna dependencia del chavismo”.

El presidente de la Comisión de Seguridad y Defensa del Parlamento, Eliézer Sirit, aseguró que hay un grupo de militares que ha sido cómplice de los actos de corrupción de los gobiernos chavistas y de ahí que no se atrevan a rechazar a Maduro: “Por temor a que la justicia actúe sobre ellos y de perder todo ese capital económico que han logrado construir al margen de la legalidad”.

Pero, pese a las amenazas, el parlamentario asegura que existe una “revuelta a nivel de tropas” y que entre los soldados de bajo rango “hay un altísimo descontento y un concepto claro de que al gobierno no le asiste la razón en este momento y que son los responsables directos de la situación de hambre y de miseria” que vive el país.