El presidente interino, Juan Guaidó, protagonizó este martes un tumultuoso regreso a Venezuela, en el que recibió agresiones por parte de un grupo de chavistas en el aeropuerto de Maiquetía. Estos incidentes no impidieron que horas más tarde hiciera un llamado a retomar las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro.

«Los mecanismos de presión van a aumentar. Por polémicos que sean, van a seguir aumentando», dijo el opositor frente a decenas de diputados, 2 horas después de su llegada a Venezuela luego de una gira internacional de 23 días.

Guaidó pidió a los venezolanos no acostumbrarse a la dictadura de Maduro. Los instó a retomar las protestas callejeras.

Para ello, dijo que es necesaria la unión de todos los dirigentes políticos y que sectores como los gremios o los estudiantes reclamen en las calles los embates de la crisis que vive el país.

«Tenemos que hacernos sentir en todos los espacios… Ese es el factor determinante para lograr la victoria», aseguró.

Lo reciben a golpes

Apenas salió de la terminal aérea, cerca de 200 personas le dieron puñetazos y lo golpearon con objetos contundentes.

Su esposa, Fabiana Rosales, también resultó agredida, así como varios diputados opositores que acudieron a recibirlo.

Varios periodistas también fueron agredidos con contundencia y robados por el grupo chavista, frente a decenas de agentes de la Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional Bolivariana.

Más tarde, desde el municipio caraqueño de Chacao Guaidó recriminó las agresiones que sufrió.

«Es una dictadura cobarde…, porque no aceptan su destino. Cobarde, Nicolás, que no enfrentas, no a mí que te derrotamos hace tiempo, sino al pueblo que te quiere sacar de una vez de ahí», expuso.

De vuelta al Parlamento

El líder opositor convocó una sesión parlamentaria para este miércoles a las 2:00 pm. Sin embargo, no informó si pretenderán ingresar una vez más al Palacio Federal Legislativo.

En las últimas tres semanas, mientras Guaidó era recibido como mandatario en países como Estados Unidos o Francia, la mayoría opositora que lo reconoce como líder de la Cámara no pudo acceder a la sede parlamentaria por impedimento de la fuerza pública y los grupos conocidos como colectivos.

Guaidó adelantó que en su gira consiguió el compromiso de varias organizaciones multilaterales para la creación del Fondo Venezuela para la recuperación del país.

Afirmó que este se pondrá en marcha una vez inicie la transición; es decir, si llegara a poner fin al régimen chavista.

El chavismo

Cerca de un centenar de simpatizantes del chavismo se concentraron horas antes en la puerta de llegada de la terminal y gritaron consignas contra Guaidó.

Algunos se identificaron como trabajadores de la aerolínea estatal Conviasa, y otros, la mayoría, con camisetas del oficialista PSUV.

Con frases como «Guaidó, fascista proimperialista» o «fuera la derecha, la patria se respeta», los simpatizantes del régimen abarrotaron los espacios de la terminal y hasta tuvieron choques con los diputados opositores presentes.

Algunos mostraron carteles en los que podía leerse los mensajes «Guaidó, maldito jalabola de los gringos» o «Guaidó, marico».

Los diputados confrontaron problemas para llegar a la terminal, luego de que el autobús en el que se desplazaban fue retenido por un cordón policial.

Varios de los legisladores decidieron luego caminar un largo trecho para llegar hasta el aeropuerto y mostrar así su apoyo a Guaidó.

Maduro esquiva el tema

Entretanto, Maduro encabezó un acto con transportistas que fue transmitido por el canal estatal VTV.

Durante su alocución no se refirió directamente al regreso de Guaidó, sobre quien pesa una prohibición de salida del país que ya ha violado en dos ocasiones.

«No perdamos tiempo. No nos dejemos distraer en estupideces; en bobolongos, en traidores a la patria. Concentremos nuestro esfuerzo en defender Venezuela, en defender la patria y en construirla hacia el futuro», comentó minutos después de la llegada del presidente de la Asamblea Nacional.