Luis Fernando Seyas fue uno de los ex guardias presidenciales que recibieron la orden de asesinar al secretario general de Primero Justicia, Tomás Guanipa, en diciembre del año pasado.

Tras no acatar la orden, el funcionario huyó del país en marzo de este año para evitar que lo mataran.

Seyas habló por primera vez sobre el caso durante un reportaje titulado El Puente de la Esperanza, realizado por el periodista Giovanni Bocco para la compañía de Radiodifusión pública de Italia (Rai).

Bocco indicó a El Nacional Web que el guardia de honor, antes de recibir la orden de asesinato, tuvo que realizarle una investigación al dirigente del partido Primero Justicia, de la cual —aseguró— no encontró nada que lo inculpara de algún delito.

“Cuando me vio con mi cámara supo que era periodista. Lo contacté en el Centro de Inmigración de Cúcuta. Antes de salir del centro de inmigración me hizo esa declaración. Insistió para hacerla”, narró el comunicador.

Seyas obtuvo el cargo de guardia presidencial a finales del periodo presidencial de Hugo Chávez y trabajó como escolta de varios militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), entre ellos Mario Silva.

“Me contó que la orden la recibieron tres camaradas que se negaron a cumplirla. Él se fugó. Tenía noticias de que esos camaradas fueron asesinados. Tomás Guanipa salió limpio de la investigación. Cuando él le dijo esto a su superior le dieron la orden que él se negó a cumplir”, señaló.

Indicó que el ex funcionario huyó a Colombia con su familia y estuvo hospedado en el Centro de Inmigración, lugar donde recibió el apoyo del padre Francisco, un cura misionero procedente de Italia a quien le confesó por primera vez su situación.

“El padre Francisco también lo considera sincero. Por eso yo traté de avisar a Tomás Guanipa”, agregó.

Bocco ha realizado varios reportajes audiovisuales sobre la situación que atraviesa Venezuela y ha visto de cerca la necesidad que padecen quienes transitan las calles del país.

Califica como una tragedia lo que viven los venezolanos  y ve la intervención humanitaria como la única salida a los problemas causados por la crisis.

“Es una tragedia humanitaria que necesita de una intervención humanitaria. Una de las escenas que más me conmovió en Venezuela fue la de un padre buscando comida en la basura para dársela a su hija de 2 años. Eso me golpeó el corazón”, lamentó.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo