El intento por parte de la oposición de reincorporar a Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca y la reanudación del proceso de diálogo en Barbados, con la mediación de Noruega, no son acciones que impliquen exclusión entre sí, aseguró Luis Salamanca, politólogo y profesor universitario.

Salamanca indicó a El Nacional que no se debe descartar ninguno de los escenarios, debido a que “en estos regímenes autoritarios y dictatoriales hay mucha incertidumbre, porque no se sabe por dónde ni cuándo ni cómo se dan los cambios políticos, si se llegan a dar”.

El analista político José Vicente Carrasquero apuntó que estas acciones son complementarias y “lo importante es que la estrategia sea producto de un acuerdo entre los factores de la oposición para reducir el ruido que se produce por anuncios que algunos consideran sobrevenidos”.

“Primero, el presidente interino, Juan Guaidó, debe solicitar retirar la denuncia que interpuso el gobierno del ex presidente Hugo Chávez en el año 2013. La reincorporación de Venezuela en el TIAR no es algo que se vaya a dar para mañana porque no depende solamente de Venezuela”, detalló el analista.

Carrasquero y Salamanca coincidieron en que el tratado no tiene como acción inmediata el uso de la fuerza.

TIAR no significa un cambio político inmediato

Luis Salamanca rechazó la idea de que el TIAR sea un mecanismo para producir un cambio político. “Es un mecanismo de defensa de los Estados de América frente a agresiones armadas, que en este momento no existen en Venezuela, y no armadas, que deben seguir un procedimiento de invocación”.

Especificó que para agresiones no armadas dicho tratado establece en el artículo 6 la manera de proceder ante este tipo de ataques, pero que este “posee conceptos muy amplios y abstractos como los son el de ‘soberanía’ e ‘independencia política’, los cuales están sujetos a la interpretación”.

“El Órgano de Consulta se reunirá inmediatamente, con el fin de acordar las medidas que en caso de agresión se deben tomar en ayuda del agredido o en todo caso las que convenga tomar para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y la seguridad del continente”, establece el tratado.

Asimismo, instó a que se tomen en consideración todos los posibles escenarios. “Así como el boxeador que en la pelea no puede pegar de knock out, entonces tiene que saber boxear bien para poder ganar la pelea por puntos”.