Los magistrados Marisela Godoy y Danilo Mojica fueron los únicos que no convalidaron con su voto las medidas que el Tribunal Supremo de Justicia decidió el martes contra Juan Guaidó. El presidente del TSJ, Maikel Moreno, anunció el martes, en horas de la noche, que esa instancia admitió las medidas cautelares solicitadas por Tareck William Saab.

En tal sentido, quedó firme la prohibición de salida del país para Juan Guaidó; tampoco podrá gravar o enajenar bienes, y le fueron bloqueadas sus cuentas bancarias. Argumentan los magistrados que la decisión de Moreno fue tomada sin que mediara un debate y apenas seis horas después de que Tareck William Saab, actuando como fiscal general designado, las solicitó formalmente. Los magistrados que salvaron su voto informaron su decisión a través de la red social Twitter.

 “Me retiré en el día de hoy de la Sala Plena del TSJ, en razón de que la decisión referida a las medidas cautelares solicitadas por el fiscal general en contra de Guaidó no fueron objeto de debate por parte de los magistrados, impidiéndose el derecho de expresión jurídica en el recinto. Al retirarme dejé en acta de la Secretaría del la Sala Plena mi disconformidad de no poder emitir mi voto disidente”, escribió Godoy. La magistrada salvó su voto porque no pudo emitir opinión alguna sobre el asunto que se estaba tratando.

Para Mojica, la decisión tomada en Sala Plena contraviene los artículos 99 y 102 de la Ley orgánica del tribunal supremo de justicia. La primera norma se refiere al procedimiento que debe seguirse para conocer una materia en cualquiera de las salas del TSJ, que pasa por el nombramiento de un magistrado ponente. La designación debe hacerse dentro de los tres días siguientes a haberse aceptado el asunto. El segundo se refiere a que el designado debe presentar un proyecto de sentencia. Ninguno de estos pasos se dieron en el caso de la solicitud de medidas cautelares en contra de Juan Guaidó.