El diputado a la Asamblea Nacional, Richard Blanco, abandonó la Embajada de Argentina y salió hacia Colombia por el río Guarumito, en el estado Táchira.

Así lo dio a conocer el parlamentario en sus redes sociales este lunes: «Nadie me silenciará. Por eso decidí cruzar la frontera con Colombia. Seguiré más adelante para pedir que nos ayuden. Solos no podemos y mi compromiso es con Venezuela». 

Blanco permanecía como huésped en la sede diplomática del país sureño desde mediados de mayo, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente aprobara el allanamiento de su inmunidad parlamentaria bajo la acusación de que estaba implicado en el alzamiento militar del 30 de abril. 

El legislador fue acusado de rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación a la desobediencia de las leyes.

Blanco mostró en su cuenta de Twitter su llegada a Colombia, en la Casa Hogar Madre de la Divina Providencia, lugar donde, indicó, cientos de venezolanos han sido recibidos.

En su cuenta de Instagram señaló que seguirá luchando «por la libertad de Venezuela» y exigiendo una «intervención humanitaria» para rescatar al país. Reiteró su rechazo al diálogo con el régimen de Nicolás Maduro y pidió no «convivir con quienes le hacen daño a la patria». 

Blanco confirmó a la AFP que llegó a Cúcuta por una de las trochas.

Llegué «luego de 18 horas de viaje de Caracas hasta acá, pasando por alcabalas, por diferentes estados venezolanos», agregó.

«Me tuve que ir porque había condiciones diplomáticas que tenía que respetar. Yo no puedo estar en un sitio donde no pueda hablar. Yo quiero hablar, yo quiero defender a mi pueblo», agregó.

A su llegada a Cúcuta afirmó que se reunirá con militares desertores de la Guardia Nacional que se encuentran en Colombia antes de seguir su viaje hacia un destino no especificado.

«No, yo no voy a estar en Colombia, voy a seguir, voy a seguir hacia el sur del continente», anticipó.