El municipio Ureña del estado Táchira amaneció este lunes con un toque de queda impuesto por grupos irregulares que hacen vida en la zona fronteriza, denunció Karim Vera, diputada de la Asamblea Nacional.

“No circulan vehículos, los cuerpos de seguridad están encerrados en sus comandos. Quien impone su ley son los subversivos”, aseguró la parlamentaria por Twitter.

A su juicio, la situación del estado fronterizo es “una tragedia de proporciones incalculables”, debido a la paralización causada por la falta de gasolina, las fallas de electricidad, la caída de las líneas telefónicas y la falta de efectivo.

“Táchira está paralizada por la falta de gasolina. No hay forma de transportar personas, alimentos, bienes, ni nada. Los productos se están dañando porque tampoco hay electricidad. Sin Cantv, sin puntos de venta, sin efectivo, la banca paralizada, los alimentos que se consumen son los que se traen de Colombia y sin gasolina ya pronto escasearán”, alertó Vera.

Afirmó que los tachirenses se encuentran a merced de grupos irregulares que hacen vida en el estado, “principalmente en la frontera con el aval de la Fuerza Armada”.

Señaló que el «régimen» de Nicolás Maduro prefirió entregarle el control del Táchira “a mafias que le garanticen los negocios por demás lucrativos que se ejercen allí”.

“¿Qué hicimos los tachirenses? ¿Cuál es la intención de acabar con este noble pueblo? Nuestro estado es tierra de hombres y mujeres trabajadores, de progreso que hoy son víctimas de las peores miserias propiciadas por quienes usurpan el poder, que no tienen cómo garantizarle a los ciudadanos condiciones mínimas de vida”, manifestó.