El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) afirmó este martes que el periódico El Nacional, que imprimió su última edición impresa el pasado 14 de diciembre, es la más reciente víctima del gobierno de ese país por callar el periodismo crítico y limitar las voces de medios independientes.

«El gobierno de Nicolás Maduro debe respetar el derecho de todos los venezolanos a la información y garantizar que los periódicos independientes tengan acceso a todos los insumos que necesitan para continuar publicando sus ediciones impresas», señaló en un comunicado Natalie Southwick, coordinadora del Programa de Centroamérica y Suramérica del CPJ. 

Debido a la crisis económica que afronta el país, los dueños del rotativo no pudieron importar más papel, por lo que dependían del gobierno, que siempre les negó las bobinas. También enfrenta demandas de dirigentes chavistas.