El almirante Craig Faller, comandante del Mando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, aprovechó su viaje a Argentina para subrayar, este martes, la amenaza que a su juicio representan países como China, Rusia e incluso Venezuela.

“Rusia y China son dos casos muy diferentes. Rusia es una gran potencia, pero actúa como un animal herido. La competencia con China es muy diferente”, comentó el militar durante su intervención en la Escuela Superior de Guerra Conjunta de las Fuerzas Armadas argentinas.

Mientras acusó a Rusia de recurrir a artimañas para generar una campaña de desinformación, el almirante reconoció que China tiene intereses económicos legítimos en el continente americano, pero lamentó que sus métodos suelen ser desfavorables para sus socios.

“Yo no pido a nuestros socios que elijan. Lo que yo pido es que trabajemos juntos sobre una base de respeto mutuo y creo que una alianza fuerte entre nuestros dos países dejará fuera de la competición a otros países, incluidos China y Rusia”, esgrimió ante un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas argentinas.

No obstante, Faller comentó: “La seguridad de nuestros tiempos, en todo el mundo, dependerá de la relación entre China y el resto de países democráticos”.

El estadounidense dijo que, a diferencia de países como China, Rusia, Cuba o Venezuela, a Estados Unidos y Argentina los unen sus valores democráticos y su interés en hacer frente a los retos que afronta el hemisferio en materia de narcotráfico y terrorismo.

“Compartimos todos los escenarios: información, tecnología e, incluso, el mar, y también compartimos muchas amenazas”, argumentó.

La gira de Faller por el cono sur, que le llevará a visitar también Chile, se realiza en un momento en que el gobierno del presidente Donald Trump observa con preocupación la creciente influencia de Rusia y China en una región que es considerada su patio trasero.

Faller explicó que la influencia de estas naciones se plasma en su apoyo a países como Venezuela, Cuba y Nicaragua, que “no respetan los valores democráticos”.

Esta situación, agregó, genera graves problemas a sus vecinos, puesto que los gobiernos de estos tres países participan en actividades ilegales, como el narcotráfico, afectando la seguridad regional.

“Las organizaciones criminales internacionales se alimentan de la corrupción y buscan socavar a los gobiernos legítimos. Estas organizaciones no conocen fronteras”, advirtió.

Faller utilizó a modo de ejemplo la situación en Venezuela, un país sumido en un «estado de miseria», dijo, debido a los gobiernos de Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, en la actualidad.

El militar sostuvo que la mejor manera de encontrar una solución para Venezuela, que permita un proceso de estabilización, es un esfuerzo conjunto de la comunidad internacional, aunque descartó, al menos por el momento, que esta posibilidad pase por una intervención militar.

«Nuestra principal estrategia con respecto a Venezuela es estudiar los informes de inteligencia, aprender y conseguir un cierto entendimiento de la situación y de la complejidad de este desastre, para así poder planificar el día después», dijo Faller.

Una vez concluida su intervención en el Colegio Superior de Guerra argentino, Faller continuó su periplo con una visita al Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz, donde militares de distintos países, como Argentina, Brasil o Perú, se preparan para llevar a cabo misiones de paz.

El almirante tiene previsto continuar su gira en Santiago de Chile, donde se reunirá con el ministro de Defensa, Alberto Espina.