Grupos irregulares armados establecidos en Caracas aseguraron este domingo que Nicolás Maduro tendría la intención de negociar el desmantelamiento de los colectivos durante las negociaciones que se realizarán la próxima semana en Olso, Noruega.

Los representantes de los colectivos indicaron, en entrevista con el diario español ABC, que uno de los puntos de negociación exigidos por Juan Guaidó, presidente interino de  Venezuela, es el desarme de los paramilitares, punto que Nicolás Madurto supuestamente aceptaría.

La desconfianza parece acentuarse entre grupos como La Piedrita, Tres Raíces, Alexis Vive, Tupamaros y Carapaica, ubicados mayormente en los bloques del 23 de Enero. 

A pesar de la tensión entre los colectivos y el oficialismo, las actividades de represión en las protestas convocadas por la oposición perduran en la agenda de los grupos armados porque, alegan, su misión continúa siendo la defensa de la patria y el legado de Hugo Chávez, a quien expresaron su apoyo desde hace más de dos décadas.

“Estoy dispuesto a morir por defender la patria”, dijo a ABC Orlando Reyes, líder del grupo Tres Raíces.

Con información de ABC