Se acabó el miedo. Ciudadanos que se sumaron este martes al llamado del presidente interino Juan Guaidó aseguraron que se mantendrán en la calle hasta que cese la usurpación del poder por de Nicolás Maduro, sin importar el tiempo ni el costo que implique la lucha por la restitución de la democracia.

Guaidó, acompañado del líder de Voluntad Popular Leopoldo López, quien fue excarcelado, y militares que se apegaron a la Constitución, convocó a los ciudadanos a la fase definitiva de la Operación Libertad, movimiento que se puso en marcha el 9 de marzo con la finalidad de tomar Caracas.

Cientos de personas comenzaron a congregarse en el distribuidor Altamira, en el este de la capital, cerca de las 6:00 am, albergando la esperanza de un cambio de gobierno.

La represión no se hizo esperar. Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, apostados en la base aérea La Carlota, comenzaron a dispersar la manifestación con gases lacrimógenos. Sin embargo, la acción no surtió efecto en esta oportunidad y cada vez fueron más los ciudadanos que, aun sin contar con el servicio del Metro de Caracas, se acercaron, desde el oeste y el este de la capital, a esa zona que ha sido bastión de lucha política desde 2014.

Los uniformados fueron aclamados por la multitud, que en medio de agradecimientos y bendiciones, celebraba el pronunciamiento contra el règimen. “Valientes, mis niños; que Dios los bendiga”, les gritaba una señora a los militares que estaban reunidos en la plaza Francia de Altamira, minutos antes de que partieran en una movilización hacia el oeste de Caracas, que fue dispersada por contingentes de la GNB.

“Estamos aquí por la misma razón que tenemos todos y cada uno de los venezolanos”, dijo uno de los integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. No obstante, los militares se abstuvieron de ofrecer más declaraciones por lo delicado de la situación.

Por la libertad y un mejor futuro

Estrella López, hermana del ex policía de Chacao Omar López, detenido el 8 de abril de 2017 por estar presuntamente implicado en los hechos vandálicos  contra la sede de la Dirección de la Magistratura, manifestó que continuará protestando “todo el tiempo que sea necesario porque Maduro se tiene que ir de aquí. Esto se tiene que acabar”.

Las sistemáticas violaciones de los derechos humanos, la crisis económica y de servicios públicos, y el anhelo de que regresen los millones de venezolanos que migraron en busca de mejor calidad de vida, son algunas de las razones por las que la gente se mantiene en la calle.

“Estoy aquí por la libertad. Quiero una mejor Venezuela, donde yo pueda asistir a un mercado y tener un sueldo digno para adquirir los productos que desee”, dijo Patricia Petit. Añadió que también ansía que su hija retorne a la tierra que la vio nacer.

Gonzalo Navarro expresó: “Ya está bueno de 20 años de desgracia, de gente incapaz, de un gobierno que ha destruido cada una de las empresas. La gente está cansada del caos, no aguanta”.

Instó a la población a continuar en la lucha por la restitución del orden constitucional: “El miedo hay que guardárselo en el bolsillo y salir a las calles hasta las últimas consecuencias. Si nos escondemos por miedo, vamos a seguir 20 años más en la misma situación”.

Los jóvenes tienen ansias de un futuro mucho mejor, afirmó Andrés Ramírez. Afirmó que para lograr una Venezuela próspera y de progreso es necesaria la salida de Nicolás Maduro.

“El miedo se perdió hace tiempo. ¿Qué más podemos perder? ¡Ya nos quitaron todo! ¿Qué más queda? Es ahora o es nunca, no podemos acostumbrarnos a esto”, expresó.

Los ciudadanos también llamaron a los integrantes de la FANB que aún apoyan a Maduro a que se apeguen a la Constitución y luchen junto con ellos por un mejor país.

“Los generales están gordos, rechonchos, con los negocios de narcotráfico que tienen con este gobierno usurpador, pero el pueblo está pasando hambre, está sufriendo en las calles. La FANB es defensora del pueblo, no de un régimen. Vean a sus familias, a la gente, y tomen el camino de la libertad”, les pidió Navarro.