Nicolás Maduro envió este viernes una carta a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en la que le exige «una inmediata rectificación» del informe sobre Venezuela.

“Expreso ante usted nuestro mayor y absoluto rechazo al informe presentado, reprobamos su contenido y exigimos de su oficina una inmediata rectificación y corrección a los graves errores, falsas acusaciones y omisiones que contiene”, manifestó Maduro en la carta. 

El líder oficialista considera que el informe de Bachelet puede convertirse en “un peligroso eslabón para la intervención de Venezuela, promueve la impunidad de la oposición que banaliza su desprecio por la vida y alienta la comisión de golpes de Estado, intentos de magnicidio, violencia y desestabilizaciones”.

Maduro asegura que el informe está “plagado de falsas afirmaciones, tergiversaciones y manipulaciones en el uso de datos y fuentes”. 

También añadió que el trabajo de la alta comisionada está “abiertamente parcializado”, pues asegura que está influenciado por Estados Unidos. 

“Su reporte se alinea de manera lamentable con el relato mediático y político impuesto desde Washington, que agrede simbólicamente a Venezuela al repetir el guión acerca de la existencia de un supuesto gobierno dictatorial y de una supuesta crisis humanitaria”, indicó. 

Acusó a Bachelet de ceder a las presiones de Estados Unidos y la oposición venezolana para realizar falsas acusaciones contra su régimen. 

“Desde la Tierra de Bolívar y Chávez me despido, no sin antes exigir una pronta rectificación del entredicho informe”, finaliza la carta.