Edgar Zambrano, primer vicepresidente a la Asamblea Nacional, cumplió este viernes 10 días en huelga de hambre en una celda de 2 x 2 en la cárcel de máxima seguridad de Fuerte Tiuna, en Caracas, que no cuenta con las condiciones mínimas de reclusión.

“Esto es prácticamente una tortura”, denunció en rueda de prensa el diputado Luis Carlos Padilla, quien señaló que el parlamentario se encuentra totalmente aislado y sin poder ver la luz del día. 

Indicó que Zambrano ha pedido que le permitan la visita de sus familiares y también ha exigido la liberación de sus cuatro compañeros recluidos en El Helicoide, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

“Está exigiendo sus derechos, poder leer, la visita de su esposa, hijas y nietas. Exigimos que se le garanticen sus derechos”, manifestó Padilla.

Indicó que el legislador se encuentra débil, pero muy firme. “Dice que no va a ceder en sus posiciones hasta que no se le cumpla lo que está pidiendo”, agregó.