«Yo quiero que se ponga la mano en el corazón y saque a mi papá, por favor. Porque hemos pasado necesidades desde que mi papá no está», le dijo el hijo de un preso colombiano en Venezuela a Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, durante una reunión con familiares de presos políticos. 

La reunión se llevó a cabo este jueves 20 de junio en la Universidad Metropolitana. Bachelet esuchó los testimonios de figuras como el padre del diputado Juan Requesens, Luis Carlos Díaz y el director de Foro Penal, Alfredo Romero.

«Le pido que le diga a Nicolás Maduro que se ponga la mano en el corazón y que saque a todos los presos políticos», continuó el niño. Acto seguido abrazó a la alta comisionada entre aplausos de la audiencia