Ante el colpso de los sevicios básicos y la crisis económica, política y social que se vive en Venezuela, son muchas las incógnitas sobre cómo se generará una nueva economía que permita la recuperación del país.

Para algunos, las señales de cambio aún no son claras, pero sí seguras.

«Dentro de la reactivación de la economía nacional, hay que pensar en crear una economía diversa, no dependiente del petróleo», señaló David Smolansky, encargado en el gobierno interino de la situación de los migrantes venezolanos que han escapado huyendo de la crisis.

Por su parte, el economista Gustavo Rojas cree que para lograr un nuevo desarrollo de la economía venezolana hay que privatizar las empresas, entre ellas las del sector hotelero y el agrícola.

Con respecto a la seguridad ciudadana, Joseph Humire, experto en seguridad nacional, y David Smolansky sugirieron un «Plan Venezuela», similar al implementado en Colombia.

«Si nosotros queremos que más de 4 millones de venezolanos que se han ido del país en contra de su voluntad vuelvan, hay que ofrecer un país seguro, un país donde los niños puedan jugar en una plaza a las 10:00 pm y no sean víctimas del hampa», dijo Smolansky.

Otro de los desafíos para los venezolanos será restablecer la confianza en la justicia, como fundamento para conseguir la estabilidad y el progreso de la nación. Ante ello, José Miguel Vivanco, director para las Américas de la ONG Human Rights Watch, aseguró que se requieren decisiones rápidas y certeras para garantizar el restablecimiento de la independencia del sistema judicial.

Con información de VOA