La primera ministra de Noruega, Erna Solberg, quiere que los venezolanos sean más felices; esta es la razón por la que su gobierno aceptó ser el facilitador del diálogo entre el oficialismo y la oposición, reseñó Daniel Gómez en ALNavío.

Solo 2,5% de los venezolanos afirman ser felices, según la encuestadora Delphos, por lo cual Venezuela ocupa un espacio clave en su agenda.

Noruega ha estado involucrado en varios procesos de diálogo; entre otros, los compromisos firmados por el gobierno de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina a principios de los noventa, con el fin de lograr una solución al conflicto palestino-israelí. También fungió de mediador entre el gobierno de Colombia y las FARC.

Para Noruega es muy importante servir de facilitador en las conversaciones entre las delegaciones de Nicolás Maduro y Juan Guaidó, pues de esta forma considera que se puede llegar al final de la crisis que vive Venezuela. 

“Como parte de este proceso, se instaló una mesa que trabajará de manera continua y expedita”, indicó Solberg esta semana, luego del proceso de negociación de tres días que se realizó en Barbados.

Con información ALNavío.