Luis Almagro, secretario general de la OEA,  manifestó este martes que las reuniones en Noruega con el oficialismo perjudicaron al presidente interino de la República, Juan Guaidó, y fortalecieron a Nicolás Maduro.

“Después de cada uno de esos procesos de diálogo en 2016 y 2018 se consolidó un statu quo. Se fortaleció al madurismo y se debilitó a la oposición en ese momento. Y hoy vemos, después de Noruega, que la imagen del presidente encargado cayó mucho. La de Maduro subió y se consolidó. Se transformó de repente en un interlocutor legitimado para determinadas cosas”, dijo Almagro en una entrevista para PanAm Post.

Almagro considera que estas iniciativas de diálogo siempre llegan “en los momentos más débiles del madurismo”. “Esto se hizo a un costo muy grande para el presidente encargado, como lo del 30 de abril”.

Sobre el alzamiento militar del 30 de abril, cuando presuntamente se habría pactado con funcionarios chavistas de alto perfil como Padrino López y Maikel Moreno, Almagro sostuvo que fue un error.

“Verdaderamente es imposible confiar en alguno de ellos. No puede confiar Maduro en ellos y de este lado, menos. No amerita, nada, la menor confianza. Eso es crimen organizado: Maikel Moreno, Vladimir Padrino. No es una opción de salida. No es una opción de transición democrática”, enfatizó.

Responsabilidad de Proteger

Al ser consultado sobre las opciones que quedan para salir de Maduro, aseguró que antes del uso de la fuerza se debe considerar el proceso de Responsabilidad de Proteger. Explicó que esto no es más que “hacer real acciones que permitan una salida democrática al país”.

Explicó que, a su juicio,  es compleja una intervención militar: “Lo veo difícil. Y lo veo como la mejor solución. Todos estos son procesos de acumulación política ¿Te acuerdas cuando arrancamos con los temas de denuncia de crímenes de lesa humanidad? Fue un proceso largo en el que estuvimos solos buena parte del proceso. Después se sumaron países y ha habido un reconocimiento más amplio de esa existencia de crímenes de lesa humanidad en Venezuela”.

Sobre si considera que Guaidó debe solicitar apoyo militar a sus aliados, indicó que el presidente interino hará lo que crea conveniente.

 “Guaidó es el presidente encargado de Venezuela. Yo no le digo a ningún presidente, en ningún lado, qué es lo que tiene que hacer y qué es lo que no tiene que hacer”, enfatizó.

Instó a la oposición venezolana a resolver las diferencias para que pueda concretarse un cambio político en el país. 

“Si cada uno tiene sus propios procesos de diálogo, si cada uno tiene su propio mecanismo, si cada uno tiene su propio grupo y cada grupo tiene su propia estrategia, es muy difícil tener una solución. Esto lo está pagando, primero, el pueblo de Venezuela. A un costo altísimo. Segundo, lo pagan los demás países de la región, que han tenido que absorber una importante migración”.

Con información de PanAm Post.