pemones
Felicia Pérez, madre de tres de los pemones detenidos. Foto: Crisis en Venezuela

Acusados de haber participado en el asalto al Batallón 513 de Infantería de Selva Mariano Montilla, ubicado en Luepa, municipio Gran Sabana del estado Bolívar, 12 jóvenes pemones están presos en la cárcel Rodeo II en condiciones que, aseguran sus familiares, son infrahumanas.

Fiaciencio Meya Fernández, Lisandro González, Carlos Alfredo Fernández, Julio Leomar Delgado, Carlos César García, Ronny Kelvin Sánchez Lambos, Oscar Albaniz Pérez, Amilcan José Pérez, Frederick Fernández, Frank José Fernández, Willy Gabriel Martínez, Pantaleón Hovito Mesía y Salvador Fernando Franco, ya fallecido, fueron detenidos entre los días 22 y 30 de diciembre de 2019, junto al menos otras 30 personas.

“Ellos no están bien, pasan días sin comer, tienen miedo de enfermarse”, señaló Felicia Pérez al portal Crisis en Venezuela. Es madre de tres de los detenidos: Amílcan Pérez, Oscar Pérez y Pantaleón Pérez.

Felicia llegó a Caracas en compañía de otras ocho madres. Viajaron desde Kumaracapay, de San Francisco de Yuruaní, en la Gran Sabana, estado Bolívar. Todas se regresaron. Ella es la única que continúa en la capital. “No quiero regresar con las manos vacías”, dijo.

Ella representa el reclamo de un pueblo que pide la libertad de sus muchachos. “Hay deportistas, buenos artesanos y músicos. Ellos no son ningunos terroristas”, aseguró.

Traslado de los pemones a Rodeo II sin orden ni aviso

“Iban a una fiesta y pasó un camión, y hasta allí. Los detuvieron y los desaparecieron”, explicó.

“Unos militares llegaron a la comunidad buscando información, pero no sabemos nada. Ellos tampoco”, afirmó.

Estuvieron detenidos en la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar en Boleíta. Sin orden judicial ni aviso a los familiares, en mayo de 2020 los trasladaron a Rodeo II, cárcel ubicada en Guatire.

Torturados

“Ellos fueron torturados. Los maltrataron. Les pusieron bolsas en la cabeza. No les dieron agua y aguantaron hambre”, denunció.

Dijo que cinco de ellos han estado muy enfermos: Billie, Leo, Lisandro, Freddy y Salvador. “De Salvador se olvidaron. No lo atendieron, hasta que murió. Él estaba enfermo desde junio”, manifestó.

Felicia denunció que el director de Rodeo II la llamó. Si ustedes hacen otra denuncia no les vamos a permitir ver más a sus hijos, le dijo.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo