Luis de la Sotta, El Nacional
El militar venezolano Luis de la Sotta. Foto: Archivo

Los militares de la Operación Armagedón, detenidos desde mayo de 2018, fueron enviados a juicio por la justicia militar del régimen de Nicolás Maduro, sin que ni siquiera se ordenaran investigaciones sobre las torturas que los oficiales denunciaron haber sufrido durante estos tres años de encarcelamiento sin el debido proceso.

La decisión fue tomada este martes por el titular del Tribunal Militar Primero de Control, Leonard Pernía Pereira, tras la última audiencia de presentación, informó The Latam Post y Cima News Digital.

El coronel de la aviación tampoco decidió sobre las solicitudes de atención médica formuladas por los militares prisioneros políticos.

La Operación Armagedón, por la que han señalado a 13 oficiales de diversas fuerzas, habría sido un supuesto movimiento militar para ejecutar “un plan estructurado de golpe de Estado”.

Los militares llevan tres años presos

Durante tres años, los militares han sido mantenidos bajo detención preventiva, violándose diversos derechos, de acuerdo con las múltiples denuncias que los familiares han presentado ante diversas instancias internacionales, como la Misión de Determinación de los Hechos de las Naciones Unidas.

Molly De La Sotta, hermana del capitán de navío Luis Humberto De La Sotta, precisó que el oficial hizo las denuncias por torturas ante el mismo tribunal, pero para el juez esto no habría existido. Tampoco ha respondido los escritos que sus abogados han introducido sobre tratos crueles e inhumanos que ha recibido durante este tiempo de prisión.

De La Sotta precisa que a su hermano se le ha violado el derecho a la defensa, visita familiar y acceso a teléfono para comunicarse.

Menos aún le han permitido el traslado que desde hace meses están solicitando para un centro de salud con el fin de atender problemas tan graves como infección en vías urinarias superiores por lo que orinaba sangre, además de mareos y otros síntomas asociados a problemas neuronales que le obligan a hacerse radiografías, resonancias y otros estudios.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!