captura Otoniel-Otoniel un
Foto EFE

Desde el pasado sábado, hacia las 4:00 pm, un enjambre de abogados empezó a consultar afanosamente qué escenarios le esperan en Estados Unidos a Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, uno de los narcotraficantes colombianos más buscados por la justicia de ese país, que ofrecía hasta 5 millones de dólares de recompensa por información para ubicarlo.

Allegados del jefe del Clan del Golfo acababan de ser notificados de que el escurridizo capo ya estaba en manos del Ejército y de la Policía y que había que activar de manera urgente el plan B: buscar un arreglo con la justicia estadounidense.

Fuentes federales le aseguraron a El Tiempo que, a través de un par de emisarios, Otoniel ya venía enviando mensajes en ese sentido.

Sin embargo, al menos en el proceso que se le sigue en una corte del distrito sur de Miami, ya le habían hecho saber que, por su violencia y largo prontuario, era imposible otorgarle gabelas judiciales.

Con fichas en EE UU

Pero Otoniel parece tener un as bajo la manga que, de paso, les puede servir también a todos los miembros de su familia y de su organización criminal que ya están presos en cárceles estadounidenses.

Entre otros, ya fue extraditado Alexander Montoya Úsuga, alias el Flaco, primo de Otoniel y otrora segundo al mando del Clan del Golfo, capturado en 2012 en Honduras.

Este había hecho parte del Bloque Calima de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), de las que se desmovilizó en 2004.

A la lista se suma Harlinson Úsuga Úsuga, Orejas, también primo de Otoniel, capturado en febrero de 2015, quien se desempeñaba como coordinador de finanzas y de narcotráfico internacional del clan.

Y hay otra ficha clave en ciernes: Nini Johana Úsuga David, alias la Negra, hermana menor de Otoniel.

Se trata de una reincidente que ya había pagado una condena en diciembre de 2020.

Pero fue recapturada en marzo pasado cuando la corte del distrito sur de Florida la solicitó en extradición por narcotráfico y lavado de activos.

Aliados en Venezuela

La fórmula de negociación que cocinan asesores de Otoniel es ofrecer información sobre el tráfico industrial de cocaína colombiana por Venezuela.

El Clan del Golfo es el principal proveedor de droga de las mafias que se mueven desde Venezuela y es un tema que, de paso, involucraría a la mafia mexicana.

“La estructura de Otoniel maneja las rutas hacia Europa. Pero terceriza el envío de cocaína hacia Estados Unidos a través de fichas corruptas del régimen de Maduro”, le aseguró a El Tiempo una fuente enterada de las frustradas negociaciones del capo.

Y agregó que ese capítulo sí le interesa al distrito de Nueva York, en donde el capo tiene el otro indictment.

Allí también se adelantan las investigaciones en contra del llamado Cartel de los Soles, y se está acumulando evidencia para llevar a juicio a sus miembros, empezando por Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Vladimir Padrino López y otros poderosos del régimen.

De hecho, están esperando que aterrice Hugo “el Pollo” Carvajal. Y ya se ha avanzado en el proceso contra Clíver Alcalá Cordones, el otro general chavista extraditado por Colombia, en marzo de 2020.

Este último, al igual que Carvajal, conoce cómo y quiénes mueven el negocio de la cocaína y de las armas en el país, incluidos los cargamentos de la guerrilla y las disidencias.

¿Y alias Falcón?

Hace un mes, El Tiempo reveló una serie de correos encontrados en los computadores de Raúl Reyes en donde se confirma que Carvajal y Alcalá eran los enlaces del régimen con las FARC.

En el tablero de negociación de Otoniel también aparece Juan José Valencia Zuluaga, alias Falcón, Andrea o Andreína.

Falcón fue capturado en marzo pasado y es considerado el poderoso brazo financiero de Otoniel.

De hecho, en la organización criminal sospechaban que, mientras este corría en Ferraris, Mustang y McLaren con una pequeña élite paisa (incluido un famoso cantante reguetonero), estaba pasando información para convertirse en su sucesor.

Incluso Otoniel fue grabado quejándose de la conducta de Falcón, quien también terminaría extraditado.

Máxima seguridad

Por ahora, el enjambre de abogados calcula que el proceso de extradición de Otoniel se va a tomar varios meses. De hecho, la fecha solo se correría si este decide renunciar a los términos, acepta irse a través de un proceso abreviado (o exprés) y el gobierno de Iván Duque acelera los trámites para entregarlo.

Si eso ocurre, una vez hecha la manifestación libre y voluntaria, el concepto se emitiría rápidamente.

Entretanto, el peligroso narcotraficante, depredador sexual de menores y asesino permanecerá custodiado en la sede central de la Dijín, de Bogotá.

Tal como lo reveló El Tiempo, está custodiado por tres anillos de seguridad y agentes de dos gobiernos que participaron en su captura, monitorean la zona, ubicada en el occidente de la capital.

La vigilancia de Otoniel está a cargo del Grupo Táctico Antiterrorista (Grate) de la Policía.

Se trata de un brazo táctico operativo de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín), conformando por unidades especiales con curso de fuerzas especiales, capacitadas para capturar o neutralizar objetivos de alto valor.

Y no se descarta que la vigilancia del edificio sea reforzada por Ejército.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!