CPI oposición Delsa Solórzano se reunió con la Unión Interparlamentaria
Foto: Prensa Presidencial

La oposición aseguró este lunes que el Mnisterio Público del régimen está pretendiendo eludir la competencia de la Corte Penal Internacional (CPI) al ordenar ampliar las investigaciones de los homicidios del concejal Fernando Albán, el manifestante Juan Pablo Pernalete y el militar Rafael Acosta Arévalo, tres casos emblemáticos en el país.

«¿Por qué hemos visto que el señor que representa al régimen, el abogado del régimen, Tarek William Saab, emitir las declaraciones (sobre Albán, Pernalete y Acosta Arévalo)? Por una sola razón: no es porque se arrepintieron, no es porque quieren que se haga justicia, están pretendiendo eludir la competencia de la CPI», dijo la representante de oposición Delsa Solórzano en rueda de prensa.

Tres casos emblemáticos

El sábado, Tarek William Saab sumó los delitos de homicidio culposo, agavillamiento y favorecimiento de fuga al de quebrantamiento de normas de custodia a los dos funcionarios implicados en la muerte del concejal Albán, quien falleció en prisión en 2018, al caer de un décimo piso.

El fiscal explicó que su despacho solicitó a un tribunal la nulidad de la primera acusación -delito de quebrantamiento de normas de custodia- por observar violaciones de garantías constitucionales y que esa anulación fue acordada, aunque se reactivó en una posterior solicitud del Ministerio Público.

«La causa se retrotrajo hasta la fase de investigación y, posteriormente, la Fiscalía solicitó orden de aprehensión contra los dos funcionarios implicados en estos hechos (…) por los delitos de homicidio culposo, quebrantamiento de normas de custodia, agavillamiento y favorecimiento de fuga del detenido», dijo.

El caso del concejal Albán ha sido polémico en Venezuela porque el régimen afirmó que el opositor se suicidó, versión que también fue ofrecida en primera instancia por el Ministerio Público.

Acerca del caso de Pernalete, quien murió en las protestas de abril de 2017, Saab confirmó que falleció a consecuencia de un impacto de bomba lacrimógena y que por ello hay 12 funcionarios imputados.

El fiscal había puesto en duda la causa de la muerte de Pernalete, que fue investigada por su antecesora, Luisa Ortega Díaz.

Sobre el capitán Acosta Arévalo, recordó que hubo una decisión del Supremo en octubre de 2020 que ordenó una nueva investigación acerca de las circunstancias de su muerte.

Al respecto, reiteró que en octubre pasado hubo una nueva audiencia, en la que se imputó a dos funcionarios por homicidio intencional calificado y tortura.

La muerte de Acosta Arévalo despertó la indignación en Venezuela porque, según su defensa y portavoces de la oposición, el militar fue torturado hasta la muerte y la última vez que se le vio con vida, cuando fue presentado ante un tribunal, no podía mantenerse en pie ni hablar.

Crímenes de lesa humanidad

En relación con esos hechos, Solórzano considera que no solo se está frente a casos de violación de derechos humanos, sino también ante la comisión de crímenes de lesa humanidad.

Detalló que para hacer esa consideración es necesario que estos tengan carácter sistemático, tengan como origen una orden desde la jerarquía del Estado y se cometan contra una población específica, en este caso contra quienes levantan la voz, además de figurar como crímenes en el Estatuto de Roma.

La parlamentaria elegida en 2015 calificó de sutil esa diferencia pero fundamental para la competencia de la CPI.

Para la acción de ese tribunal internacional, se considera su complementariedad, lo que «significa que solo actúa cuando en el país de origen no hay posibilidad de hacer justicia y además cuando se demuestra de manera efectiva que esa imposibilidad se debe a que no hay ley que sancione ello o que los organismos de administración de justicia están absolutamente secuestrados».

«Ese es el caso de Venezuela, no hay posibilidad real de hacer justicia», agregó

La representante de la oposición detallo que en la CPI van a tomar una decisión acerca de «si continúa o no la investigación (…) para abrir a juicio y poder sancionar a los responsables de los horrendos crímenes de lesa humanidad o si, por el contrario, considera que hay justicia en Venezuela».

Por eso, concluyó, Saab «está tratando de evadir la competencia de la CPI haciéndole creer, falsamente, que en Venezuela se está enjuiciando a los responsables de las violaciones de derechos humanos».


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo