Poliyaracuy presos
Foto OVP

Aproximadamente 100 presos se fugaron de los calabozos de Poliyaracuy en horas de la madrugada del sábado 1 de agosto. Los prófugos estaban detenidos en la Comandancia General de la policía.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) reportó que se trata de la fuga más grande de 2020 en Venezuela. Incluso supera las cifras de 2018 y 2019.

Extraoficialmente se conoció que los prófugos realizaron un boquete que los conectó con la red de cloacas y alcantarillado de San Felipe. Los reclusos aparentemente salieron en medio de la oscuridad hacia diversas zonas de la ciudad. Las minutas policiales dieron a conocer que algunos fueron vistos dos cuadras de la comandancia y otros en un parque ubicado a diez cuadras del lugar.

Además, se reportó que en horas de la mañana las autoridades de Poliyaracuy se percataron de la situación y de la fuga de los presos. Inmediatamente iniciaron el conteo y la misión de recaptura.

El equipo de OVP intentó acercarse hasta las instalaciones de la comandancia policial, ubicada en la avenida Caracas de San Felipe. Sin embargo, todo estaba tomado por funcionarios de diversos cuerpos de seguridad del estado. Las autoridades no ofrecieron ningún tipo de información sobre los hechos. Algunos familiares también acudieron al lugar para intentar acceder a un listado de los prófugos, pero no les prestaron atención.

Los funcionarios lograron recapturar a 30 de los presos, de los cuales algunos estaban heridos. Los familiares denunciaron al equipo de OVP que temen por la vida de los detenidos, piden que se les respete su integridad y exigen información sobre lo sucedido.

Hasta horas de la tarde del sábado no había pronunciamiento alguno por parte de alguna autoridad en el estado Yaracuy sobre este hecho. Solo se conocía que estaban realizando un conteo detallado y una requisa profunda a fin de conocer el número exacto de evadidos que podría sobrepasar los 100.

Grave situación

Carolina Girón, directora del OVP, calificó el hacinamiento de Poliyaracuy como grave. “En esa comandancia hay 738 privados de libertad, pero la capacidad instalada es para 80, el hacinamiento es de 922%”, agregó.

Asimismo, la defensora recordó que el OVP ya ha denunciado la situación de hacinamiento en esos calabozos, razón por la que a principios del 2020 hicieron una huelga de hambre.

En ese sentido, enfatizó que actualmente hay un brote de tuberculosis entre los reclusos. Por ello, el jueves 30 de julio se efectuó el último despistaje que arrojó 12 nuevas víctimas de esta enfermedad. Esta se ha convertido en la principal causa de muerte de los privados de libertad en Venezuela.

Por último, Girón se unió al clamor de los familiares al solicitar atención médica inmediata para la población reclusa de la entidad. Asimismo, exige información inmediata sobre quiénes son los prófugos y el estado de salud de los recapturados.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo