Fedecámaras, Carlos Fernández Gallardo
“El concepto esencial de nuestra preocupación debe ser la nación venezolana porque se está desintegrando”, señaló Carlos Fernández Gallardo. Foto: @fedecamaras

Fedecámaras tiene nuevo presidente. Carlos Fernández Gallardo, que se desempeñó hasta ahora como primer vicepresidente, asumió el mando este jueves. Fue el único candidato a la presidencia. Adán Celis Michelena es el primer vicepresidente y Felipe Capozzolo el segundo vicepresidente.

“Yo no veo futuro en el país si no asumimos con seriedad y compromiso un proceso profundo de negociación entre todas las partes en conflicto”, señaló Fernández en su mensaje como presidente electo.

Indicó que le preocupa que los venezolanos pierdan la confianza en la política, que es la manera de resolver los conflictos sociales. Advirtió que ese es un camino peligroso que “uno sabe cuándo entra, pero difícilmente sabe cuándo sale”.

Señaló que no hay una ruta. Manifestó que es necesario aprovechar cualquier negociación y cualquier factor social que quiera unirse.

Hizo énfasis en que los problemas no hay manera de solucionarlos sino con la inversión privada.

Presidente de Fedecámaras: Venezuela es una nación desintegrada

El concepto esencial de nuestra preocupación debe ser la nación venezolana porque se está desintegrando. Cinco millones de venezolanos han tomado los caminos hacia distintas latitudes porque no tienen un proyecto sugestivo de vida en común”, señaló en su mensaje como presidente electo.

Dijo que Venezuela vive una tragedia. “La nación se nos desvanece en las manos y nos vamos en la pelea estéril, en la confrontación inútil, en el populismo incesante y carente de contenido”, señaló.

Urgen soluciones

Afirmó que el pueblo noble que sufre ya no espera más. “Este país urge soluciones”, manifestó.

“La destrucción que vive el país y su coyuntura es responsabilidad de todos, pero no en partes iguales. Hay unos que tienen más responsabilidad que otros”, destacó.

Advirtió que no se puede pretender un borrón y cuenta nueva con olvido: “Cada quien tiene que pagar por lo que haya hecho”.

Dijo que tocaba integrar a todos para reconstruir el país, pero señaló asimismo que era un camino largo para lograr que se incorporen las diferencias.

“El país va al garete, no tiene un modelo de desarrollo; el país no tiene un plan prospectivo de vida en común”, puntualizó.

Afirmó que un nuevo modelo económico no debe ser consensuado solo entre las élites, debe ser un sueño prospectivo de vida en común.

Sobre las sanciones

El nuevo presidente de Fedecámaras se refirió a las sanciones. Dijo que era un tema complicado. “Es una realidad que hay que manejar. Se llaman sanciones, no se llaman premios. Y se aplican a un modelo que abusó del Estado de derecho, que abusó de los derechos humanos y que vulneró los valores republicanos”, expresó.

“Todos no debemos pagar la misma cuenta”, agregó.

Destacó que los empresarios nunca fueron convocados a discutir el modelo económico y que el régimen nunca les aceptó ninguna observación.

“Tenemos que buscar un modelo productivo, que nos dé sostenibilidad”, dijo.

“Estamos en riesgo de que se pierda el trabajo como valor”, advirtió.

Criticó la Ley del Trabajo, que considera una rémora.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!