servicio de nefrología Hospital J.M. de los Ríos
Foto: Archivo

La ONG Prepara Familia informó que el pasado jueves 27 de octubre falleció la adolescente Esther Rangel, de 15 años de edad, paciente del servicio de Nefrología del Hospital J. M. de los Ríos.

La muerte de la joven ocurrió tan solo dos días después de su cumpleaños. Además, tan solo habían transcurrido tres meses desde su diagnóstico y solo dos meses desde que comenzó la diálisis.

«Ya los niños, niñas y adolescentes no logran resistir, tienen todo en su contra», señaló la ONG en Twitter, mientras que recordó que el Estado está obligado a garantizar el derecho a la salud y el derecho a la vida de los niños, niñas y adolescentes que sufren enfermedades crónicas en el país.

Con Rangel ya son 10 menores de edad del servicio de Nefrología del Hospital J. M. de los Ríos que han fallecido a la espera de un trasplante de riñón en lo que va de año 2022.

Antes de la adolescente, murieron Stephany Muñoz, de 7 años de edad; Juan Morales, de 17 años; Ángel Céspedes, de 15 años; Milán Montilla, de 4 años; Jerberson Rojas, de 17 años; Anthony Matute, de 12 años; Abraham Fernández, Diego Peralta y Karla Barrios.

Desde la suspensión del programa de procura de órganos en 2017, Prepara Familia ha contabilizado el deceso de 73 niñas, niños y adolescentes del servicio de Nefrología del J.M. de los Ríos.

La Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela (ONTV) advirtió el año pasado que en 4 años dejaron de realizarse en el país 960 trasplantes, de los cuales 150 pudieron ser para niños, niñas y adolescentes. Un número que ha aumentado en los últimos meses.

A esa situación se suma la grave crisis hospitalaria del país. En el caso de los centros de diálisis, estos no solo se han visto afectados por las pocas máquinas en funcionamiento, sino también por las constantes fallas en los servicios públicos (agua, luz y aseo) que iadfectan la atención de los pacientes renales.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!