Rusia
Foto: EFE

Carlos Alvarado, ministro de Salud del régimen de Nicolás Maduro, reiteró este miércoles que en Venezuela se mantiene activo el sistema de vigilancia epidemiológico para la identificación de posibles casos sospechosos de coronavirus en el principal aeropuerto y puertos del país desde hace cinco semanas.

Igualmente, indicó que la Organización Panamericana de la Salud entregó al Estado los kits de diagnóstico del COVID-19.

Alvarado ratificó que en el país, a la fecha, no hay ningún caso confirmado: «Se han hecho seguimiento a 93 personas procedentes de China o de diferentes escalas; ninguno de ellos ha desarrollado síntomas».

Recordó mantener las medidas preventivas como lavarse las manos, cubrirse la boca y la nariz al estornudar, así como acudir al médico en caso de presentar fiebre o síntomas respiratorios.

Agregó que la población venezolana «no debe hacerse eco de falsas informaciones que recorren por las redes sociales». Instó a mantenerse atentos mediante el Ministerio de Salud, organismo que mantendrá informado «en tiempo real sobre cualquier eventualidad».

Último informe de la OMS ante el coronavirus

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, informó este lunes que es probable que, lo que es hoy una epidemia de COVID-19, se convierta en algo mayor. «Tenemos que hacer todo lo posible para prepararnos para una potencial pandemia», señaló.

«No podemos paralizar el mundo y no es realista decir que se puede parar la transmisión entre países. Probablemente habrá epidemias en varios, pero se pueden contener», aseguró Michael Ryan, director del programa de Emergencias del organismo internacional.

Por su parte, Ghebreyesus insistió en que el brote de coronavirus puede ser contenido y que la situación sigue siendo de epidemia tanto por el número de casos como de muertes fuera, pero al mismo tiempo pidió a los países y a las comunidades que se preparen para la extensión de este. «No es una cuestión de blanco o negro, de sí o no», indicó.

Cada país tiene que hacer su propio plan de contención de riesgo. Las prioridades son proteger a los trabajadores de la salud, «que las comunidades se movilicen para tener especial cuidado con las personas mayores y con patologías. Entre ellas se han producido más del 80% de los fallecimientos hasta ahora. Y proteger a los países más vulnerables conteniendo la epidemia en los que pueden hacerlo», explicó.

Brasil, el primer país de Latinoamérica

El Ministerio de Salud de Brasil confirmó este miércoles que un hombre de 61 años de edad, que viajó a Italia, dio positivo por COVID-19, con lo que se convierte en el primer caso detectado oficialmente en América Latina.

Originario de Sao Paulo, en el sur del país, el afectado estuvo en un viaje de negocios desde el 9 de febrero en Lombardía, en el norte de Italia, uno de los focos de la enfermedad junto a la vecina región de Véneto.

El hombre, cuya identidad no fue revelada, fue internado en el Hospital Israelita Albert Einstein desde el martes y se le practicaron dos exámenes para confirmar que contrajo la enfermedad.

El ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, anunció que se intenta localizar a «todas las personas que tuvieron contacto» con el paciente tanto en Brasil como a escala internacional.