Diputados
Diputados en el exilio se han convertido en divulgadores de la crisis del país | Foto: Luis Florido (@LuisFlorido)

Los diputados en el exilio son voceros de la crisis, señalaron especialistas. A pesar de tener limitadas sus funciones, su trabajo primordial es mantener la atención de la comunidad internacional sobre el país, explicaron.

Parlamentarios y suplentes han tenido que unirse a la diáspora venezolana para escapar de la prisión.

Gabriel Reyes, analista político, explicó que los diputados al huir del país dejan sus funciones como legisladores para ser portavoces de la situación del país en el exterior.

“El alcance real de los diputados en el exilio no puede extenderse más allá de las labores que pueden desempeñar como voceros de una oposición que denuncia ante el mundo las tropelías del régimen”, dijo.

La persecución del régimen de Nicolás Maduro se ha extendido a un total de 67 diputados, de los cuales 23 se encuentran en el exterior, 14 de ellos han sido vinculados a delitos contra el Estado.

Representación internacional

Algunos de los parlamentarios son ahora representantes en la Organización de las Naciones Unidas, en la Organización de Estados Americanos y se han reunido con cancilleres y presidentes de otros países.

Reyes subrayó que sus funciones se distorsionan al no poder legislar: “No tienen un efecto legislativo, que sería lo ideal en virtud del mandato que recibe el poder popular representado en el voto”.

Mariano De Alba, internacionalista, señaló que la nueva función de los diputados es incrementar la presión de la comunidad internacional sobre el régimen, lo que podría derivar en una salida política.

“En una situación como la venezolana la actuación internacional es y será uno de los factores importantes; así que los diputados en el exilio están llamados a mantener esa atención, solicitar las medidas que estimen convenientes y adelantar el trabajo para la asistencia internacional”, dijo.

Reconoció, sin embargo, que la presión internacional por sí sola no generará un cambio de gobierno en el país.

Reyes coincidió en que los diputados deben mantener la atención internacional en Venezuela y seguir presionando para propiciar una salida a la crisis.

“Mejor trabajo hacen desde fuera denunciando lo que sucede, mientras no se les garanticen las condiciones mínimas para desempeñar su papel como diputados”, aseguró.

El regreso

Los diputados necesitan que se restablezca su inmunidad parlamentaria y les sea garantizado que al volver no serán perseguidos. También se requiere la liberación de los parlamentarios detenidos.

De Alba considera que estas condiciones son casi imposibles de cumplir con Maduro en el poder.

“Podría haber un escenario donde puedan volver antes si el régimen de facto de Maduro toma una serie de medidas que evidencien en la práctica que tienen la intención real de respetar a la Asamblea Nacional”, dijo.

Reyes, por otro lado, señaló que el régimen debe dar muestras de cambiar permitiendo que los diputados vuelvan a sus funciones. Afirmó que el regreso de los diputados oficialistas al Parlamento podría ser el inicio de una apertura.

“El regreso del oficialismo a la Asamblea podría ser necesario, pero no suficiente para garantizar la restitución institucional que hace falta en Venezuela”, dijo.

Otro de los pasos a seguir para que los diputados opositores puedan legislar es que eliminen la condición de desacato al Parlamento.

“Abortar la condición de desacato que es totalmente manipulada. Hay que buscar que se respete la voluntad popular que se expresó en 2015”, señaló.

¿Oposición desarticulada? 

De Alba aseguró que la oposición no se encuentra desarticulada, pero tiene dificultades para lograr la coordinación de todos los factores.

“Dada la grave situación que enfrenta el país y la necesidad urgente de lograr un cambio, el nivel de coordinación actual entre la oposición luce precario”, afirmó.

Explicó que, debido a la compleja situación del país, se requiere un cambio de inmediato, pero que es difícil lograr que toda la oposición vaya en la misma dirección. Para esto es necesario que los dirigentes pongan a un lado sus aspiraciones personales y actúen en pro del bienestar común.

@Marle_aib