El político y comunicador Leocenis García divulgó un comunicado asegurando que los bonos Pdvsa 2020 no solo son fraudulentos por su emisión por parte del régimen de Nicolás Maduro, sino por el pago de intereses, el cual fue ordenado por la Asamblea Nacional.

«La deuda se emitió con vencimiento en 2017 y luego se canjeó por el bono 2020. El bono Pdvsa 2017 se emitió en 2007 mediante la modalidad que combinaba bolívar y dólar. Es decir, era un título que se emitió en dólares, pero el acreedor lo pagaba en bolívares y en ese proceso los tenedores de títulos hacían una ganancia», explicó.

Agregó que al vencimiento del Pdvsa 2017 el tipo de cambio paralelo estaba en 5,70 bolívares por dólar.

«El costo implícito de la operación fue de 2,70 dólares por barril, o sea, que se les garantizó a las personas que compraron esos títulos una ganancia de 100%», afirmó.

En el documento se agrega que con esa deuda el país perdió 1.300 millones de dólares, ya que el bono equivalía a vender dólares a la mitad de su precio.

«Esto precisa el origen fraudulento de la deuda», recalca.

Añade que las transacciones de esa deuda se hicieron a través de la Casa de Bolsa Econoinvest, de quien Hermán Sifontes Tovar era el principal directivo.

Canje a 2020

García indica en el comunicado que el origen del Pdvsa 2020 se halla en el Pdvsa 2017. Debido a la imposibilidad de pago en 2017 ante el colapso del flujo de caja de la estatal petrolera, no se pudieron cancelar 7.100 millones de dólares.

«Para evitar un default hicieron una operación de canje voluntario de los bonos, que vencían por otros en 2020 y que está garantizado por Citgo», añade.

Ilegalidad

García considera que la emisión de los bonos 2020 fue fraudulenta y en la que incurrió Nicolás Maduro. Considera que la acción de la Asamblea Nacional que ordenó el pago de los intereses es irregular.

«Esos bonos eran ilegales. Inexistentes. En consecuencia, no deben pagarse», reafirmó.

Instó al procurador de la gestión de Juan Guaidó a aclarar por qué no se ha hecho pública la lista de los beneficiarios de esos bonos.

Cuestionó que se haya indicado que esa lista esté en manos de inversionistas institucionales, por lo que no es posible tener acceso a ella y que, por otro lado, se afirme la existencia de conversaciones con los tenedores de bonos para evitar que ejecuten acciones contra Citgo.

Pago de intereses y resguardo de Citgo

En abril, la Asamblea Nacional acordó el pago de los intereses de los bonos Pdvsa 2020, a pesar de haber establecido su ilegalidad.

Al respecto, el equipo de Juan Guaidó describió esta medida como una estrategia para evitar perder Citgo, debido a que al momento del vencimiento de los intereses no se contaba con los argumentos jurídicos suficientes para llevar a juicio a los tenedores de bono.

Ricardo Hausmann, ex representante de Guaidó en el Banco Interamericano de Desarrollo, señaló que el hecho de que se hayan cancelado los intereses de dicho bono no era un reconocimiento de la legalidad de este, pues se utilizó la figura del «pago bajo protesta».

Demanda

El pasado 29 de octubre, la junta ad hoc de Pdvsa introdujo una demanda en una corte de Nueva York contra MUFG Union Bank, NA y Glas Americas, LLC.

Ello, “exclusivamente en sus respectivas capacidades como fidecomisario y agente colateral de los Bonos Senior Garantizados 8,50% de Pdvsa con vencimiento 2020”, se conoció en un comunicado que se publicó en esa ocasión.

Ese recurso judicial procura que declaren ilegales y nulos todos los contratos, compromisos, documentos y obligaciones asociados con los bonos Pdvsa 2020, pues esa deuda no fue aprobada por el Parlamento venezolano tal como lo exige la Constitución.

Con información de nota de prensa