Ledezma
Foto: Cortesía

Antonio Ledezma, ex alcalde metropolitano de Caracas, señaló que el equipo de embajadores del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, debe hacer una agenda única de trabajo con el canciller Julio Borges y hablar con los gobiernos de Panamá, Costa Rica y Perú. El objetivo es lograr sumar sus votos a los 12 que ya se consiguieron en la OEA para la aprobación del TIAR en pos de una solución a la crisis de Venezuela.

“Los embajadores deben hacer el trabajo. ¿Qué pasa con Panamá, Perú, Uruguay y Costa Rica? El problema de Venezuela no necesita más diagnósticos ni palabras de condolencias. Necesitamos que se active el principio de intervención humanitaria lo más pronto posible”, indicó Ledezma este jueves.

Agregó que con la aprobación de 12 votos en la OEA de la implementación del TIAR, debe enterrarse definitivamente el capítulo de diálogos que se realiza en Barbados con la mediación de Noruega.

“Guaidó debe cerrar esa maroma del diálogo. Esta gente no va a entregar esto por diálogo, seamos realistas. Son una mafia”, señaló.

Ledezma explicó que la persistencia siempre da frutos e indicó que está consciente de la angustia de mucha gente por las fracturas en la oposición venezolana. Añadió que eso no debe ser motivo de preocupación porque siempre, al final, se aproximan cuando se debaten las cosas.

Afirmó que el TIAR no implica una confrontación análoga a lo que ocurrió en Normandía o Panamá porque no es una intervención militarista típica, sino que se trata del uso del componente militar pero tomando en cuenta las nuevas realidades.

“Hay una amenaza de paz por lo que está ocurriendo en Venezuela. Hay una diáspora de venezolanos y refugiados forzosos. Esa diáspora no se detiene porque la solución no está en los campamentos ni en la ayuda que se agradece. La solución es sacar de cuajo a la tiranía delincuencial”, expresó.