Foto: Cortesía

Laidy Gómez, gobernadora del estado Tachira, ofreció una rueda de prensa este lunes, luego de las acusaciones que realizó en su contra Tarek William Saab, sobre un supuesto vinculo con la banda Los Rastrojos.

Saab, ordenó en horas de la mañana la captura de varios funcionarios de la Gobernación de Táchira, por supuesta traición a la patria. Según el Ministerio Público, le prestaron ayuda al presidente encargado de la República, Juan Guaidó, para que saliera del territorio nacional, cuando tiene medida de prohibición.

«Soy una venezolana más, que se preocupa. Tengo una hija de 9 meses que todavía espera a su mamá para recibir lactancia materna, una hija que quiero educar aquí en Venezuela y por ella no me voy a ir, ni a esconder. Porque no le voy a enseñar que la libertad no se defiende y por eso estoy aquí dando la cara», dijo Gómez.

Se solicitó la orden de aprehensión a la asistente de la gobernadora de Táchira, Loryis Silva, y a Luz Marina Pernía, prefecta de Boca de Grita. También es requerido por el ente, el ciudadano Camilo Roso Suárez, prefecto de La Fría y el chofer Jonathan Zambrano García, alias Patrón Pobre.

Ante los hechos, la gobernadora informó que ante las injusticias la libertad se defiende. «Por eso estoy dando la cara. Yo no he cometido ningún delito, no envié a ningún funcionario del gobierno de Táchira ni a nadie a entenderse ni llevar mensajes a ningún grupo irregular».