El Nacional
Jorge Makriniotis, gerente general de El Nacional

Jorge Makriniotis, gerente general de El Nacional, sostuvo este miércoles que el diario mantuvo sus principios a pesar de que el régimen chavista le ofreció al menos 150 millones de dólares para comprarlo.

«A El Nacional le ofrecieron dinero. Pero para nosotros los valores no se venden. La democracia, la libertad de expresión y Venezuela no valen los 150 millones de dólares que ofrecieron», dijo Makriniotis en un programa especial con Claudia Macero en Radio Caracas Radio. 

De igual manera, Makriniotis sostuvo que el ataque al diario es una ofensa a la libertad de expresión. «Están atacando al periodismo porque detestan a las personas que critiquen. El valor del medio es que si los ciudadanos denuncian, se puede atender a la ciudadanía».

La Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia del régimen de Maduro declaró procedente la segunda fase del avocamiento solicitado por el abogado Alejandro Castillo, apoderado judicial de Diosdado Cabello, y ordenó a El Nacional el pago de 237.000 petros, poco más de 13 millones de dólares ($ 13.366.800), calculados al momento del pago, como indemnización por daño moral. El petro equivale a 56,40 dólares aproximadamente.

Explicó que no se trata de un embargo sino de una toma armada. Añadió que el Tribunal Supremo de Justicia emitió sentencias en solo horas con respecto al caso de El Nacional. También detalló que cualquier recurso que introdujo el periódico fue rechazado en horas.

«No es un embargo. Esto fue una toma armada. Llegó alguien, con un papel, irrumpieron en la propiedad privada y desalojaron no solo al equipo de El Nacional sino también a los inquilinos. Fue una toma forzosa debido a que había guardias nacionales con armamento».

En ese sentido, se refirió a las declaraciones de Diosdado Cabello en las que este aseguró que la sede del diario no cubría la sentencia. «Solo la sede costó, en 2007, alrededor de 20 millones de dólares. Sumado a eso, la rotativa costó 10 millones de dólares. Ya eso supera los 13 millones de dólares. Ellos también están atacando la sede del centro», aseguró Makriniotis.

Además, afirmó que el proceso legal de esta demanda esta viciado y que tiene las herramientas para demostrar que fue una decisión ilegal. «Somos conscientes de que el Tribunal Supremo de Justicia no va a manifestarse a favor de El Nacional. Esa es la realidad del país, que una persona tiene dominio legal sobre los organismos. Internacionalmente no hay manera de que el Estado venezolano gane esta demanda».

Por otra parte, Makriniotis indicó que se encuentra haciendo las gestiones para que El Nacional regrese en su versión impresa. «Estoy haciendo todo lo posible para que tengamos la edición aniversaria, en agosto, impresa. Tenemos nuevas iniciativas y nuevas ideas. Si bien tenemos una situación compleja económicamente, vamos a continuar. El impreso volverá porque es la mejor manera de molestar a la dictadura».

Finalmente, rechazó que otros medios se autocensuren ante la situación del país. A su juicio, todos los sectores y ciudadanos deben denunciar la crisis que afronta Venezuela. No hacerlo, dice, es ser cómplices.

«El problema de la autocensura es que es como una mentira que uno se cree. Pero llega un momento en que te acostumbras a esas migajas que te ofrecen, y eso pasa con los medios de comunicación. Todo venezolano que tenga la boca callada es cómplice de lo que está sucediendo».

 

 


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!