atentado contra Duque, El Nacional
El presidente de Colombia, Iván Duque. Foto: EFE

El presidente colombiano, Iván Duque, se mostró este viernes escéptico respecto a las negociaciones que se están desarrollando en México sobre Venezuela, ya que, a pesar de valorar el «esfuerzo realizado por parte del gobierno interino en sentarse con la dictadura», el único resultado válido sería la convocatoria cuanto antes de elecciones presidenciales «libres y trasparentes».

En la segunda jornada de su visita oficial a España, Duque participó en la Tribuna organizada por EFE y Casa de América, en la que contestó a las preguntas de la presidenta de la agencia internacional de noticias española, Gabriela Cañas.

«Yo valoro que haya un esfuerzo de la resistencia democrática por parte del gobierno interino en sentarse con la dictadura, porque al final del día eso es una forma en la que la dictadura reconozca que el cerco diplomático la ha llevado a ese tipo de presión. Eso me parece positivo», indicó el mandatario colombiano a Cañas.

Pero aclaró que su escepticismo se debe a la certeza de que la solución que tiene que emanar de ese proceso es una sola: «Que haya cuanto antes una elección presidencial trasparente, segura, con una detallada supervisión internacional y que permita el reverdecer de la democracia y el fin de la dictadura en Venezuela».

El frente a Maduro, una política de Estado

En respuesta al porqué de su reacción frente a Nicolás Maduro, Duque aseguró que «no se trata de una terquedad unilateral o personal», ya que el anterior gobierno colombiano no reconoció los resultados de las «entre comillas» elecciones que proyectaban ya su mandato: «Y cuando yo llego a la presidencia mantengo esa política de Estado».

Argumentó también su afirmación en la existencia del Grupo de Lima desde 2017 y recordó que fue Maduro el que en febrero de 2019 expulsó a todo el servicio consular colombiano de Venezuela.

Duque también recodó que durante su etapa de senador ya denunció a Maduro ante la Corte Penal Internacional y que desde la jefatura del Estado Colombiano animó a otros países a hacerlo, una denuncia que fue validada por la Organización de Estados Americanos, y que está presente también en los informes de la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

Por lo tanto, «aquí no hay una terquedad unilateral o personal, lo que hay es consistencia y congruencia, y yo creo que validar en este momento a esa dictadura lo único que hace es fortalecerla», reiteró.

El mandatario recordó la «tragedia» que supone que 6 millones de venezolanos hayan tenido que salir del país, de los que más de 30% se encuentran en Colombia, que estaban en condiciones de «invisibilidad», y la propuesta de su gobierno de otorgarles un Estatus de Protección Temporal (ETP).

Desde entonces, explicó Duque, Colombia espera entregar 1 millón de tarjetas del ETP antes de cerrar el año y 800.000 en el primer semestre de 2022, «un avance muy grande y un gesto de paz frente a un fenómeno migratorio en el mundo en mucho tiempo».

Sin embargo hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que se implique, ya que «muchos países han prometido muchos recursos y no los han desembolsado».

En ese sentido comparó lo invertido en otras crisis migratorias como la de Siria (más de 3.000 dólares por migrante) o la de Sudán (más de 1.500), mientras que para la de Venezuela «no llega a 300 dólares».


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!