Carvajal
Foto Archivo

Hugo «el Pollo» Carvajal, exjefe de la Dgcim, considerado el fugitivo más buscado por tráfico de drogas, presentó este martes un nuevo recurso ante la justicia española en el que vuelve a cuestionar las garantías ofrecidas cuando lo entreguen a Estados Unidos, en un nuevo intento de evitar su extradición a ese país.

Unas garantías que tanto la Fiscalía Antidroga como el tribunal de la Audiencia Nacional española encargado de la extradición consideraron suficientes, y que giraban en torno a la pena de cadena perpetua que se le podría imponer por los delitos de narcotráfico por los que Estados Unidos le reclama.

Los magistrados vieron que eran «suficientes en aras a preservar el derecho fundamental y personalísimo de no sufrir torturas ni penas o tratos inhumanos o degradantes», y descartaron «ampliar los límites de la garantía establecida por el pleno de la Sala».

Pero no lo ve así la defensa de quien fuese jefe de la Dgcim, que presentó el actual recurso con el que se paraliza la entrega de Carvajal a la espera de su resolución, según las fuentes consultadas por Efe.

No hay garantías

En una nota verbal enviada a través de la Embajada de Estados Unidos en Madrid a petición de la Audiencia Nacional española se aseguraba que el tratado bilateral de extradición entre ambos países «no proporciona una base para condicionar las extradiciones a recibir garantías relativas a cadena perpetua». Por tanto, Estados Unidos «no está obligado a presentar la garantía solicitada«.

No obstante, indicaba que si bien los delitos de narcotráfico por los que se acusa a Carvajal en ese país conllevan una potencial cadena perpetua «inalterable», el marco legal vigente le permite pedir revisión de su sentencia en apelación. También podría liberarse de su condena por medio de una petición de indulto o sustitución de condena por una inferior.

La Audiencia Nacional española dejó el 22 de octubre en suspenso la extradición de Carvajal cuando ya se iba a ejecutar, al advertir que faltaba por pedir a Estados Unidos estas garantías.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!