Héctor Navarro
El ex ministro de Educación aseguró que un referendo consultivo es la clave para solucionar la crisis venezolana | Foto: Archivo

Héctor Navarro, ex ministro del fallecido presidente Hugo Chávez, lamentó que las grandes fuerzas políticas del país no estén incluidas en la mesa de negociación nacional instalada el 16 de septiembre.

«Ese diálogo comenzó con una pata coja por el hecho de que los principales actores políticos enfrentados no están presentes. Sin embargo, es un proceso que debe verse como una oportunidad», manifestó.

Indicó que deben incorporarse los sectores sociales, universitarios y sindicatos porque el drama es de grandes dimensiones. En este escenario, sopesó que las decisiones no pueden quedar en manos de las cúpulas.

Referendo consultivo, la única salida

Navarro, quien estuvo al frente de las carteras de Educación y Energía Eléctrica, enfatizó que cualquier decisión debe someterse a una consulta nacional en la que los venezolanos participen en la toma de decisiones.

El régimen de Nicolás Maduro y algunos partidos minoritarios de la oposición firmaron un pacto que incluye la renovación de las autoridades del Consejo Nacional Electoral y reincorporar a los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela a la Asamblea Nacional.

Navarro dijo que es importante aclarar lo que sucederá con la asamblea nacional constituyente y lo que sucederá con el desacato que el Tribunal Supremo de Justicia acordó ilegalmente contra el Poder Legislativo.

«Es un tema muy complejo», observó.

Maduro puede ganar escaños

El ex miembro de la dirigencia del PSUV dijo que la credibilidad del Poder Electoral está tan deteriorada que, de convocarse a unas parlamentarias, Maduro ganaría escaños en el Parlamento por la abstención.

Por ello, resaltó que deben crearse las condiciones para que los votantes, actualmente ausentes en la actividad electoral, participen en los procesos que se convoquen.

Para el también ex diputado a la Asamblea Nacional es importante reinstitucionalizar al país porque, aseguró, las instituciones «están quemadas».

«Lo único que permite la Constitución para que en este momento se llame a una elección presidencial o a una relegitimación de los poderes públicos es que haya una consulta al pueblo», dijo.

Consideró que el máximo tribunal del país es el organismo más desprestigiado de Venezuela.

«Habría que reinventar un TSJ, pero para hacer eso debe recurrirse a un mecanismo que le permita a los venezolanos expresar si están de acuerdo», agregó.

«Nacionalizar» la negociación

Manifestó que, aunque esperaba buenos resultados de la negociación en Barbados, hubo demasiada influencia de los grandes factores geopolíticos internacionales.

«Un elemento importante es buscar la ‘nacionalización’ del proceso de diálogo, uno en el que otros países no tomen decisiones  a nombre de los venezolanos», dijo.

Señaló que si los sectores venezolanos se ganan la voluntad de los ciudadanos y evitan la intromisión de las fuerzas extranjeras, puede formarse una barrera para que Maduro entienda que debe salir de Miraflores.

Navarro expuso que las negociaciones deben ser un instrumento para que los venezolanos diriman los conflictos. Resaltó que las potencias, como Estados Unidos, Rusia y China, se repartirán las riquezas del país si participan en el tablero.

«Eso es muy delicado», insistió.

El ex funcionario dijo que los venezolanos deben buscar la forma de que Maduro salga del poder por la vía democrática y constitucional.

«El peor gobierno de la historia republicana de Venezuela es el de Maduro. Hay que convencer al pueblo de que es viable la democracia», prosiguió.

Sostuvo que la renovación del árbitro electoral es fundamental porque los venezolanos no confían en el Consejo Nacional Electoral, aún liderado por Tibisay Lucena.

Otro Caracazo en puerta

Navarro aseguró que en Venezuela el conflicto está planteado y advirtió que en cualquier momento puede ocurrir otro Caracazo porque la ciudadanía está desesperada.

Mencionó que hay venezolanos que están muriendo de hambre y que los trabajadores se encuentran hostigados por los bajos salarios. «Este no es un conflicto tonto», añadió.

Finalmente, el ex ministro aseguró que Estados Unidos y Colombia están listos para intervenir en Venezuela. «Y esa no es la salida, eso hay que verlo con mucho cuidado», agregó.

@Luisdejesus_