Foto: Cortesía

El cadáver de Neomar Antonio Galindo Aponte, de 29 años de edad, uno de los evadidos de la sede de la Subdelegación de la policía judicial de El Paraíso, tenía siete días de haber sido ingresado a la morgue de Bello Monte.

Ingrid Aponte, madre del fallecido, se encontraba en Colombia cuando se originó la evasión de 30 detenidos de esa dependencia.

Desde hace dos años estaba preso por el delito de homicidio y el 12 de este mes, día de la evasión, le dictarían sentencia.

La familia de Galindo Aponte desconoce las circunstancias en que se originó la muerte del evadido.

Luego de la fuga, a los parientes de Galindo les dijeron varios lugares, en Caracas, donde presuntamente podría encontrarse, como El Cementerio, La Vega y Coche.

Un amigo de Galindo Aponte, que estuvo preso con él, pero para el día de la evasión ya había salido en libertad, fue quien avisó que estaba muerto. Así lo informó la madre de la víctima.

De la sede del Cicpc de El Paraíso se evadieron 30 detenidos, 5 de ellos fueron recapturados.

El lunes pasado, el director de este organismo aseguró en conferencia de prensa que están desplegados en todo el país para capturar a los evadidos.