Zulia
Foto archivo

Eduardo, un venezolano de 40 años que tiene un minimercado en la ciudad de Maracaibo, se hallaba muy preocupado en mayo pasado cuando las ventas colapsaron debido a los frecuentes apagones.

Estaba a punto de cerrar la tienda, de manera que tomó una decisión audaz e ilegal: pagó para que no le cortaran la luz. “Le di 550 dólares a alguien para que conectara los cables eléctricos de nuestra tienda a la red al otro lado de la calle, donde nunca se va la luz”, relató en un reportaje publicado por el diario El Nuevo Herald.

La capital del mayor estado del país todavía está afectada por apagones que duran hasta 16 horas diarias.

El circuito al que está conectada ahora la tienda de Eduardo solo sufre apagones menores de vez en cuando. Corpoelec la ha dejado fuera del cronograma de racionamiento debido a que muy cerca hay un hospital.

Los afectados

Zulia es la región del país que más apagones ha sufrido este año, dijo el Comité de Afectados por los Apagones. Aixa López, su presidente, indicó que la región ha experimentado 26.509 cortes del servicio entre enero y agosto de este año. Un promedio de 3.313 por mes y 110 diarios. El estado que le sigue, Táchira, ha tenido 2.083 interrupciones eléctricas.

La era de los apagones y el racionamiento eléctrico en Venezuela ha probado ser un terreno fértil para la corrupción en Zulia. Trabajadores de Corpoelec confirmaron que decenas de colegas han recibido pagos de dueños de negocios y ciudadanos de a pie para garantizar el servicio eléctrico en edificios, casas, tiendas y compañías específicas en todo Maracaibo.

Un informante que trabaja como supervisor en Corpoelec dijo que la mitad de los 140 circuitos eléctricos en la ciudad está protegida, lo que significa que nunca sufre cortes del servicio.

Circuitos protegidos es el nombre que las autoridades locales, como el gobernador del régimen de Maduro, Omar Prieto, dan a las manzanas que no deben incluirse en el racionamiento de electricidad porque allí están ubicadas instalaciones estratégicas como hospitales, estaciones de policía, militares e instituciones públicas.

Pagos en divisas

Los pagos por ese servicio son en divisas, especialmente dólares y pesos colombianos. Hay cuotas establecidas por no cortar la electricidad. La reconexión de un edificio puede costar entre 900 dólares y 1.500 dólares. En el caso de una casa mediana o una tienda modesta, por lo general es la mitad de eso.

Grupos de empresarios y vecinos del norte y este de Maracaibo, donde viven las clases media y alta, a menudo pagan a los empleados de Corpoelec con efectivo o los invitan a comer durante los apagones diarios.

También les pagan con alimentos. “Yo pagué con cuatro pollos asados y 10 dólares para que no cortaran la luz ayer por la tarde”, dijo una persona.

Trabajadores de Corpoelec confirmaron esta información. Dijeron que están dispuestos a aceptar prácticamente cualquier trueque.

Dirigentes del PSUV como el gobernador, así como su secretario Lisandro Cabello y otros encargados coordinan cuáles manzanas se quedan sin electricidad en el Zulia, y cuánto tiempo, informaron trabajadores de Corpoelec.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo