televisión por cable
Foto Cortesía

Luego del cierre de operaciones de Directv en Venezuela, anunciado por AT&T Inc. el pasado martes, los habitantes de Ciudad Guayana comenzaron una búsqueda por las diversas opciones de televisión por cable que aún permanecen operativas en el país.

Muchos se acercaron a las oficinas de Super Cable, que pese a estar cerradas recibieron a algunos clientes que solicitaban información sobre el servicio. En TV Zamora, ubicada en Unare, la cola de personas que solicitaban la instalación del servicio sobrepasaba los 50 metros.

Wilfrido Rojas, gerente general de TV Zamora, no cree que exista alguna compañía que pueda abarcar el espacio que cubría Directv, compañía que contaba con más de 2.000.000 de suscriptores en el país y con un alcance importante en zonas rurales.

Roja explicó a Correo del Caroní que, a diferencia de la televisión satelital, ellos no pueden llegar a zonas lejanas como Las Amazonas, Core 8, Villa Jade, Terrazas del Atlántico, Chirica, Vista al Sol, cerro El Gallo y Los Alacranes.

El gerente general de TV Zamora señaló que no será fácil cubrir las solicitudes en corto plazo porque la importación de los equipos necesarios para el servicio podría tardar hasta 6 meses. Además, desde hace ocho años han tenido problemas para traer al país materiales básicos como fibra óptica, conectores y codificadores.

El costo de estos materiales y de los dispositivos para realizar la conexión se han incrementado mucho en lo que va de año. Roja calcula que los clientes deberán invertir al menos 100 dólares para poder disfrutar del servicio, un monto que muchas personas no pueden pagar.

Para esta empresa, atender los reclamos y quejas de los clientes durante la cuarentena por el covid-19 ha resultado casi imposible por la falta de combustible. Pese a ser un sector priorizado, la ZODI no les otorgó un salvoconducto para poder abastecerse de gasolina.

Eleazar Yusef, director de Planet Cable, explicó que el decodificador más económico que se puede encontrar en el mercado asiático está en el orden de los 50 dólares y los suscriptores pagan menos de un dólar por el servicio, lo que hace casi imposible mantener el negocio.

Señaló que actualmente las regulaciones aplicadas por Conatel no permiten a las empresas de telecomunicaciones tener una entrada de dinero que ayude a generar la prestación de un servicio óptimo. Estima que en promedio se deberían cobrar 10 dólares al mes, pero que es imposible porque la mayoría de los ciudadanos no tienen ingresos para costear ese monto.

Aseguró que los servicios de televisión por cable son uno de los que peor funcionan actualmente por los robos y los gastos que implican reponer los equipos.

Yusef calcula que tan solo tienen una disponibilidad operativa para unos 300 nuevos clientes al ser poca la capacidad de inventario y las limitantes en red.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo