Fotos: Alejandro Hernández

Los malos entendidos entre los diversos factores de la oposición quedarán en el pasado, aseguró el presidente encargado Juan Guaidó. «Superaremos nuestras diferencias porque queremos lo mejor para Venezuela, queremos el cambio. El objetivo está claro y es el mismo», subrayó.

En entrevista en la sede de El Nacional, el mandatario indicó que la mayoría de los venezolanos desea el cambio: «Este momento es de revisión y avance para lograr el objetivo que todos queremos que es liberar a Venezuela”.

Guaidó pidió a los venezolanos que todavía lo adversan que sigan escuchando a Nicolás Maduro, pues su discurso está lleno de contradicciones.

Antes son las presidenciales

No habrá elecciones a la Asamblea Nacional antes de las presidenciales, aseguró: “No hay posibilidad de una elección parlamentaria antes de una presidencial. Sería una catástrofe como la del 20 de mayo de 2018”.

En relación a la persecución emprendida por el régimen de Maduro contra los integrantes del Poder Legislativo, Guaidó resaltó que gran parte de los diputados y dirigentes que han sufrido acoso, cárcel, asilo y exilio siguen sacrificándose por Venezuela.

 

“Ellos luchan de una manera más compleja porque en el exilio, a pesar de vivir con cierta normalidad, se genera ansiedad y preguntas. ¿Qué más puedes hacer por tu país?.  Es otro tipo de cárcel, sobre todo para los que han sacrificado su familia, su patrimonio y su vida”, afirmó.

Guaidó aseguró que aún cuenta con el apoyo de estos dirigentes para ejercer presión desde el rincón del mundo donde se encuentren.

La negociación

El presidente encargado afirmó que la agenda de las negociaciones llevadas a cabo en Noruega y Barbados ha sido fija y pública. Subrayó que las elecciones presidenciales siempre han estado en el tapete.

“Las elecciones presidenciales son parte de la negociación. Queremos el cambio. Recordemos la ruta: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.  Pero cuando hagamos unas elecciones libres deben ser democráticas, competitivas, justas, con observación, con nuevo CNE, con un registro electoral depurado y con el derecho de todos los ciudadanos de elegir y ser elegido”, indicó.

Guaidó aseguró que habrá negociaciones con la administración de Maduro siempre que aproximen una solución. Aclaró, sin embargo, que el mecanismo por sí solo no va a dar resultados: “Debemos verlo en un amplio espectro que incluye la protección de los activos, la presión diplomática, la presión financiera, la calle, el activismo, la agitación nacional, las protestas y el acompañamiento. Todo es parte de una gran estrategia”.

Estados Unidos

Juan Guaidó se refirió a la orden de captura que emitió Estados Unidos contra Tarek El Aissami. Le pareció una contradicción por parte del régimen no pronunciarse al respecto cuando el alerta internacional salió a la luz pública. Sí lo hicieron luego que Donald Trump emitiera una orden ejecutiva contra los bienes del Estado en territorio estadounidense.

“Al régimen solo le importan sus intereses. Le tocaron el bolsillo y suspendieron su participación en Barbados. A ellos no les interesa El Aissami”, manifestó.

Indicó que su captura es parte de la jurisdicción norteamericana, pero aclaró: “Cuando podamos ejercer soberanía, cuando tengamos control de los cuerpos de seguridad, cuando podamos controlar la frontera, poner coto al Hezbolá y al G2 cubano, iremos tomando control de lo más importante hoy que es la vida del venezolano. Queremos el cambio”.

Dijo que se pueden lograr acuerdos con funcionarios del régimen que se quieran poner del lado de la Constitución.

Descartó que Estados Unidos haya lo dejado por fuera de los acercamientos al régimen. Resaltó el apoyo de funcionarios como el asesor de seguridad John Bolton y del vicepresidente Mike Pence.

“Ellos nos apoyan. Eso fue producto de ganar el respeto de los aliados, producto de tener interlocución clara con el mundo, es decir, hemos diseñado esta estrategia que hoy está rindiendo frutos”, afirmó.