Pedro Trebbau,
Página web Pedro Trebbau

El zoólogo venezolano de origen alemán, Karl Peter Trebbau Millowitsch, mejor conocido como Pedro Trebbau, falleció este sábado 16 de enero, confirmó Radio Caracas Radio en Twitter.

Dedicó su vida a proyectar, en la población venezolana, la conservación de la flora y la fauna, y el amor hacia la naturaleza. Su contribución en esta área y en la creación de parques zoológicos en Venezuela, donde se radicó definitivamente, hizo de su gestión un referente a nivel mundial.

Pedro Trebbau nació en la región cultural alemana de Colonia en 1929, mostró desde pequeño interés por la fauna. Era costumbre en su casa tener animales: peces, ratones, culebras. Su familia le contaba que su bisabuelo había creado un zoológico. Ya en la adolescencia tuvo claridad sobre su propósito: estudiar zoología, medicina veterinaria y ser director de un parque zoológico. Nunca tuvo miedo de un animal, reseña su portal web.

Pasarían unos cuantos años antes de que Trebbau decidiera salir de su país, y lo haría como estudiante, con el fin de aumentar su conocimiento sobre la fauna venezolana. Mientras, le tocaría vivir una situación de crisis mundial en lo económico, político y social dada por distintos factores: la caída de la bolsa de Wall Street en Nueva York, el mismo año de su nacimiento, la posguerra alemana que perjudicó al país por años, y el surgimiento de los fascismos europeos que dieron origen al liderazgo de Adolf Hitler en 1932. La incertidumbre, el miedo y la insatisfacción estaban presentes y los ciudadanos tenían dos opciones: rendirse o vivir. Su posición en el mundo fue clara.

Trebbau adoptó las costumbres y valores familiares. Su madre, su tío y su abuelo lo introdujeron en el cine, el teatro, y en el valor de hacer las cosas por sí mismo. Actuaban en obras para la ciudad durante la guerra y la posguerra. A Trebbau no le resultaría ajeno este mundo durante su infancia y participaría del oficio familiar, así como también, fue un visitante activo en los zoológicos de Colonia y disfrutaba dando de comer a los animales.

Transcurrieron años de dificultades que fueron el semillero perfecto para inculcar en el joven valores que hicieron de él un emprendedor incansable, capaz de edificar, en un nuevo país, su pasión por la naturaleza y la fauna de Venezuela y ser un referente en el tema. Conoció bien la geografía venezolana, su gente, su fauna. Poseía un don natural para tratar los animales y tuvo la convicción de que puede interactuar con cualquier especie, especialmente mostró interés por los animales salvajes.

Su vida es la historia de una persona que se construyó a sí misma y que ha dejado huella en una generación de almas que aman y respetan el entorno en el que viven.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo