Caracas se convertirá este sábado 16 de noviembre en el epicentro de todas las noticias. Después de varios meses sin grandes movilizaciones en la capital, oposición y chavismo convocan al pueblo a la calle.

El presidente encargado, Juan Guaidó, hizo la convocatoria de la oposición el 18 de octubre desde Valencia, con casi un mes de anticipación, para lo que espera sea una “marcha sin precedentes” en contra del régimen de Nicolás Maduro.

Desde esa fecha, el mandatario interino ha continuado sus visitas a Monagas y Lara. También ha recorrido zonas de la Gran Caracas: Petare, La Urbina, Bello Monte, Chacaíto, Sábana Grande, El Paraíso y Cumbres de Curumo. Además, viajó en el Metro de Caracas desde Bellas Artes hasta Chacaíto.

En cada uno de estos sitios Guaidó reiteró su llamado a los ciudadanos a salir a las calles, en un intento por retomar este escenario que pareciera abandonado desde que empezó el proceso de negociación con el oficialismo.

“Razones para protestar sobran” es el eslogan que han utilizado en esta oportunidad. El mandatario intenta captar la atención de la gente y busca motivarlos a retomar las manifestaciones de calle para rechazar la emergencia humanitaria que vive el país, el colapso de los servicios públicos y, por último, pero no menos importante, para exigir elecciones libres.

Los puntos de concentración para la oposición serán el Unicentro El Marqués, el distribuidor Santa Fe, Altamira y la avenida principal de Bello Monte, todos con destino a la plaza José Martí de Chacaíto.

Contramarcha

Ante esta convocatoria, en torno a la cual se ha generado una gran expectativa, el chavismo no se paralizó. El domingo 10 de noviembre Diosdado Cabello, vicepresidente del PSUV, hizo el anuncio durante una rueda de prensa.

“El sábado 16 vamos a hacer una gran concentración, marcha y concentración aquí en Caracas. Vamos a ver qué pasa. Nos vamos a mover de todos los estados para Caracas”, indicó.

Esta semana el régimen ha reunido a sus seguidores en Puente Llaguno y en la plaza Morelos. También ha congregado a ciudadanos en los estados Yaracuy, Anzoátegui y La Guaira, otrora estado Vargas, para que se movilicen hacia la capital, en defensa de la revolución y en rechazo al imperialismo y fascismo de la extrema derecha.

La cúpula gobernante ha denunciado que con la actividad opositora se pretende perpetrar un “nuevo intento de golpe de Estado” en contra de Maduro. Además, ha advertido que los dirigentes políticos que llamen a la violencia serán sometidos por la justicia.

“Que cada quien asuma su responsabilidad y nosotros asumimos la nuestra, y debemos mantener la voluntad de un pueblo que votó por Maduro y decidió cambiar con Hugo Chávez”, enfatizó Cabello en esa oportunidad.

Hasta el momento no se sabe cuáles serán los puntos de concentración de la movilización chavista, ni el punto de llegada, que desde hace unos meses dejó de ser el Palacio de Miraflores.