Buques Irán
Buque Bering| Fo: Marine Traffic

Hojat Soltani, embajador iraní en Caracas, dijo este jueves que los cuatro buques cargados de gasolina que navegaban a Venezuela y que Estados Unidos incautó por violar las sanciones impuestas al país suramericano no están relacionados con Irán.

«Esa es otra mentira y guerra psicológica de la máquina de propaganda de Estados Unidos. Los barcos no son iraníes, ni el dueño, ni su bandera, no tienen nada que ver con Irán», dijo Soltani en Twitter, adjuntando un reporte de la noticia.

Calificó al presidente norteamericano Donald Trump de terrorista.

“Trump no puede compensar su humillación y derrota contra Irán con falsas propagandas», añadió el embajador en el mismo mensaje.

Efectivamente, los buques incautados navegan bajo bandera de Malta.

Confiscación por orden de un juez federal

El diario estadounidense The Wall Street Journal informó este jueves que los buques, llamados Luna, Pandi, Bering y Bella, fueron confiscados después de que un juez federal lo autorizaró la semana pasada y se dirigen en este momento a Houston, Texas.

De acuerdo con el medio, que cita a un funcionario que declaró bajo condición de anonimato, la confiscación se hizo sin uso de fuerza militar.

El Bering y el Bella navegaban por aguas de Cabo Verde cuando el gobierno de Donald Trump interpuso la demanda para su incautación en julio pasado, mientras que la última señal conocida del Pandi y el Luna fue en Omán; no obstante, el medio que publica la noticia no detalla en las aguas jurisdiccionales de qué país se realizó la confiscación.

Esa demanda alega que el envío de los buques fue organizado por un empresario iraní con vínculos con la Guardia Revolucionaria, considerada por Washington como terrorista, a través de una red de compañías pantalla para eludir la detección de las autoridades estadounidenses.

Presión contra Irán y Venezuela

La incautación, a la vez, es otro giro de tuerca en la presión sostenida de Estados Unidos contra los regímenes de Venezuela e Irán, a los cuales ha impuesto numerosas sanciones en los últimos años.

Venezuela, que enfrenta escasez de combustibles por la caída de su capacidad refinadora, recibió sin sobresaltos desde Irán a finales de mayo pasado cinco buques cargados con gasolina, pese a los rumores de confiscación  que rodearon durante días la entrega.

Nicolás Maduro defendió entonces el derecho al comercio internacional.

Irán, por su parte, inauguró en Venezuela un supermercado con más de 3.000 productos, la mayoría de ellos de la industria iraní, en un claro gesto de desafío a Estados Unidos.

Soltani dijo aquella vez que Irán espera importar de Venezuela productos agrícolas como mangos, plátanos y café, intercambio que, aseveró, ayudará a los países a complementarse en el plano económico.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo