Ríos
Foto Marleska Irausquin

Las organizaciones Prepara Familia y Cecodap denunciaron este miércoles 6 de noviembre que el Hospital J. M. de los Ríos redujo su capacidad de atención a solo 90 pacientes en hospitalización de las 300 habitaciones que tenían disponibles.

El centro de salud, uno de los más importantes del país en su tipo y referencia a escala regional, y que está por cumplir 80 años, ha tenido que cerrar varias de sus unidades de atención en los últimos años. Además, padece la falta de insumos mientras los pacientes se mueren en las camillas.

Vietanan Vera, doctor del J. M. de los Ríos, afirmó que el deterioro en el centro asistencial no es reciente. Por el contrario, se han denunciado las precarias condiciones desde el año 2000.

“De siete servicios que hay en el hospital, quedan cinco y las posibilidades de que cierren las demás son bastante altas. Especialidades como Cardiología, Neumonología y Hemodinámica están prácticamente cerrados”, dijo.

Los médicos denunciaron que hay dos alas del hospital cerradas. En una de ellas hay un árbol que crece en medio de la infraestructura. Aseguraron que se han hecho remodelaciones y se han gastado millones, pero estas duran solo poco meses porque luego los techos se vuelven a caer y las filtraciones reaparecen.

Las condiciones de algunos infantes empeoran debido a la situación del hospital. Los pacientes contraen infecciones  como hepatitis y las enfermedades se agudizan. Los médicos no los pueden atender como es debido por la falta de insumos.

Sin especialistas

Degnis Martínez tiene 15 años de edad. Fue diagnosticada con talasemia mayor a los 6 meses de edad y seis meses luego empezó su tratamiento en el hospital J. M. de los Ríos.

A pesar de su enfermedad y su corta edad, Martínez observa que el hospital se ha deteriorado en los últimos años. A su vez, las enfermeras y médicos abandonan sus puestos de trabajo en el hospital para probar suerte en otros países.

“Ellos se van del país porque se les hace muy difícil ver cómo a nosotros se nos deteriora la calidad de vida. Ellos aquí no cuentan con un buen sueldo, con materiales ni lo necesario y necesitan irse. Es difícil ver cómo les agarramos cariño y se van”, explicó Martínez.

A la joven se la han realizado transfusiones de sangre, y por la falta de reactivos en el hospital se contagió de hepatitis C. Asegura que es una realidad con la que tiene que vivir y afrontar cada día.

Afirmó cómo mueren sus compañeros en el hospital y teme que algún día le pueda pasar a ella. Explicó que se siente mal al tener que ver las condiciones en las que trabajan los médicos y los esfuerzos que hace su madre para pagar los tratamientos.

Evelyn Fernández, madre de Degnis Martínez, dijo que hace 10 años funcionaban todos los servicios del hospital y la calidad de vida de su hija era mejor. Pero en la actualidad debe hacer hasta lo imposible para poder mantener el tratamiento. “Uno hace hasta lo imposible por sus hijos”, indicó.

Fernández es enfermera y asegura que debe caminar y recorrer hospitales cada vez que su hija recae porque en el J. M. de los Ríos no cuentan con los reactivos necesarios para poder realizar exámenes simples.

“Me frustro como profesional de enfermería y más aún como mamá. Porque sé que uno va a un centro nacional porque uno lo necesita y te cierran las puertas en todos lados”, lamentó.

@Marle_aib


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo