Foto: Reuters

La semana pasada, los representantes del régimen de Maduro se ausentaron de la ronda de diálogo en Barbados. La decisión se dio luego de las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos. Sin embargo, la delegación de la oposición sí acudió para continuar con el proceso de negociación.

Dos fuentes señalaron que la delegación de Noruega empezó a conversar por separado con las partes, con el fin de intentar mantener el acercamiento. Los puntos tratados en los primeros encuentros de esta semana no se detallaron, así lo reseñó Infobae.

La llegada de la delegación noruega se da días después de que la oficialista asamblea nacional constituyente nombró una comisión para que adelante la fecha de las elecciones parlamentarias.

El jueves, la Cancillería de Noruega había dicho en un comunicado que mantenía contacto con el gobierno y la oposición. Por ello programaría reuniones en función de la disponibilidad de las partes.

Noruega no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Tampoco el Ministerio de Comunicación de Venezuela.

En Oslo se comenzó la mediación en mayo para buscar una salida a la crisis política que se incrementó en enero cuando Juan Guaidó se juramentó como presidente interino de la República.

Suspensión por «miedo» 

El segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González, afirmó la semana pasada que el régimen suspendió el diálogo en Barbados por «miedo al cambio» cuando «había una propuesta en mesa».

En declaraciones, González, que lideraba la delegación opositora en los encuentros con el oficialismo, afirmó que el chavismo suspendió las conversaciones porque «le tienen miedo al cambio», pues «ya habíamos entrado en aguas profundas, por eso se paran».

González no quiso profundizar en la información por respeto a las pautas que regían estas conversaciones auspiciadas por Noruega, pero afirmó que los opositores van a «estar donde tengan que estar, en el marco de la Constitución, para buscar un acuerdo que le ponga fin al sufrimiento de los venezolanos».