Caminantes caraqueños
Usuarios caminando a la altura de Los Cortijos. Un apagón afectó la línea 1 del Metro de Caracas. Muchos caminaron para llegar a sus destinos. | Foto: Manuel Sarda / El Nacional

Coromoto Ramírez se detuvo en la plaza Francia, en Altamira, secó el sudor que corría por su rostro y respiró profundo. Se dio cuenta de que formaba parte de los caraqueños que se convirtieron en caminantes, obligados por la crisis que azota a la capital venezolana.

Recuerda que un apagón la sorprendió en su trabajo, y la ciudad, que minutos antes había visto desde las ventanas de un edificio, estaba convertida en un caos implacable.

El Metro de Caracas no prestaba servicio comercial, los autobuses estaban colapsados y el tráfico fluía con eterna lentitud. Eran más de las 6:00 pm y había recorrido apenas 3 de las 9 estaciones que debía transitar.

Todos los caminantes iban apresurados para evitar que la noche los agarrara en la calle y que la delincuencia les respirara en la nuca. Así Coromoto rememora aquellos momentos de frustración, cansancio y desespero.

Un servicio que toca fondo

Ella se cansó de los retrasos reiterados y de la inestabilidad del Metro de Caracas, de los bajones de luz, de los trenes sin aire acondicionado y de los atropellos de los transportistas que abusan de la situación.

Ahora solo paga pasaje en el transporte público cuando es necesario y cuando puede; de lo contrario, prefiere caminar con tranquilidad algunas cuadras.

«Hay momentos en los que me toca usar el Metro, pero me da pánico quedarme encerrada y tener que caminar entre las ratas dentro de los túneles. Llego hasta más rápido caminando, uno se cansa, pero tampoco puedo gastar dinero en pasaje todo el tiempo», dijo.

El sociólogo Francisco Coello explicó que los ciudadanos se han adaptado a las situaciones de precariedad y de hostilidad para sobrevivir al caos que generó el chavismo en el país durante 20 años.

«‘¿No funciona el Metro? Entonces camino’. Incluso, cuando está funcionando uno prefiere caminar. Actualmente somos otros, pero hay personas que únicamente han vivido esta tragedia”, manifestó.

Caraqueños caminantes
Cientos de personas caminan o esperan buses fuera de una estación del Metro que permanece cerrada en Caracas, luego de un apagón eléctrico que afectó a gran parte del país. | Foto: Raúl Martínez / EFE

 

Caminantes impulsados por la crisis

Ricardo Sansone, presidente de la ONG Familia Metro, señaló que el resurgimiento de los caminantes significa que la gente no quiere reincidir en el abandono con el que se encuentra a diario.

«Los caminantes tratan de no caerse a mordiscos y a trancazos, de viajar hacinados en un tren caluroso o de lidiar con los delincuentes. Tratan de  evitar hacerse la vida más ingrata», afirmó.

La crisis económica y las fallas en los servicios públicos han sido severas.

Además de las críticas condiciones del Metro y del transporte público en general, los ciudadanos enfrentan los cortes eléctricos, la escasez de agua y el impacto que tiene la inflación, principalmente en los alimentos.

El sociólogo Ender Arenas afirmó que Maduro no tiene la capacidad de garantizar la funcionalidad del país. Por ello, los ciudadanos se ven obligados a habituarse a la mala calidad de los servicios básicos porque es lo único con lo que cuentan.

«El chavismo es lo peor que nos ha pasado», enfatizó Arenas. Observó que al mismo tiempo ocurre una privatización de los servicios.

Un ciudadano puede invertir en pasajes alrededor de 30.000 bolívares semanales para dirigirse hasta su lugar de trabajo. Este monto representa casi un salario mínimo, establecido en 40.000 bolívares.

Pero los autobuseros también se han visto afectados: los precios dolarizados de los repuestos mantiene a un alto porcentaje de las unidades de transporte fuera de circulación.

Coromoto se dedica a limpiar vidrios en varias oficinas de Plaza Venezuela y, a pesar de que parte de sus ingresos son tasados al precio del dólar paralelo, lo que gana no le resulta suficiente para cubrir sus gastos.

«No me alcanza para nada y eso que trabajo todo el día. Tengo un hijo que se fue hace un año a Perú y con lo que me manda a veces puedo resolver un poquito más, pero esto es insostenible, ya no se aguanta», lamentó.

 

«Me acuesto sin comer»

La situación, incluso, ha demarcado aún más las diferencias económicas. Adriana Moreno relató que usa el Metro porque le resulta casi imposible pagar el pasaje de autobús para movilizarse.

Si tuviera dinero no se vería obligada a usar el subterráneo. O lo que queda de él.

«Tengo que decidir entre comprar comida y pago de pasaje, pero no puedo para las dos cosas. Me ha tocado caminar mucho y llego a la casa y no tengo nada qué comer, me acuesto así. En el Metro viaja gente que también sufre», manifestó.

Caraqueños caminantes
Personas caminan por una calle debido a la ausencia de transporte, luego de una falla eléctrica en Caracas. | Foto: EFE/Cristian Hernández
Transportistas juegan al cansancio

En una parada de autobuses en Zona Rental un grupo de personas reclama el cobro del pasaje a 2.500 bolívares. Los transportistas que cubren la ruta hasta Las Adjuntas, en la parroquia Macarao, no tienen tarifas fijas.

«Aquí juegan al cansancio. Uno llega de su trabajo, de hacer sus diligencias, y entonces aquí te hacen esperar hasta más de media hora porque los choferes no se van hasta que se salga la gente por la ventana», se quejó un usuario.

La estrategia, según los afectados, es que quienes están en la cola se cansen de esperar, bajo el sol o la lluvia, y decidan irse de pie hasta sus destinos.

Sansone, de Familia Metro, aseguró que el régimen de Maduro conoce la gravedad del asunto, pero no tiene dinero para invertir, tampoco cuenta con repuestos para recuperar el Metro de Caracas ni con el personal capacitado.

Un boleto simple cuesta tan solo 40 bolívares, pero escasas veces los operadores los venden. Además, esto representa una pérdida incalculable para el Estado.

El tiempo promedio para abordar un tren del subterráneo es de entre 5 a 10 minutos. En otros casos la espera se extiende hasta 40 minutos o más, como es recurrente en las Líneas 2 y 3 del sistema.

«El régimen no puede responder a nada, esa es la razón del silencio. Es una demostración más palpable de que este modelo no está diseñado para satisfacer a las mayorías, sino a una élite que pretende mantenerse en el poder», expuso Sansone.

Nuevos caraqueños

Sin embargo, a simple vista, pareciera que en la ciudad capital todo funciona con absoluta normalidad: el transporte, la energía eléctrica y la distribución de agua. Este paraíso, como lo definió el sociólogo Ender Arenas, resulta atractivo para muchos habitantes del interior.

Coello planteó el surgimiento de nuevos caraqueños, que se tratan personas que viven en las zonas marginadas por el régimen. «Caracas está hecha un desastre, pero goza de ciertos privilegios si la comparamos con todo el megadesastre del país», expresó.

Indicó que estos caminantes se trasladan con la misma desesperación y decisión de sobrevivir que aquellos venezolanos que cruzan hacia Colombia por el Puente Internacional Simón Bolívar en la búsqueda de una mejor vida.

Arenas manifestó que hay quienes ven a Caracas como el país más cercano.

Salir de la crisis no será fácil

Coello considera que no será fácil para los venezolanos salir de la crisis porque Maduro nunca admitirá que destruyó al país y seguirá con la pretensión de mantenerse en el poder.

Caraqueños caminantes
Usuarios caminando a la altura de Los Cortijos | Foto: Manuel Sarda / El Nacional

«Con este tipo de gobierno uno no puede perder tiempo porque cualquier cosa la usará a su favor como cualquier mentiroso compulsivo. Perdieron toda racionalidad», dijo el sociólogo.

Expresó que los caminantes deben seguir desarrollando capacidades porque hay un país que también está resurgiendo y que contribuirá con la transición política.

«¿Con qué vas a reconstruir el país? Con la gente que está en Venezuela luchando. Se trata de sobrevivir y de dar la batalla política. Hay que seguir haciendo cosas importantes», finalizó.

@Luisdejesus_