censo- casas
Foto AVN

La preocupación por la expropiación de casas vacías carcome a los venezolanos que han salido de su país. Después que Nicolás Maduro instruyó, el pasado 23 de septiembre, la realización del XV Censo Nacional de Población y Vivienda, temen perder sus propiedades en Venezuela.

Especialistas y opositores alertan que el censo tiene intención electoral de cara a los comicios del 2020. Han invitado a la población a no colaborar con la iniciativa oficial.

“Muchos de ellos han dejado vacías sus viviendas o con algunos familiares, pero hay habitaciones, espacios libres, y se siente cierta amenaza, una situación de indefensión”, aseguró a El Tiempo Elías Santana, coordinador de la organización local micondominio.com.

Sus temores no son infundados. Desde que el chavismo llegó al poder la propiedad privada es atacada en Venezuela. Y, más recientemente, en el marco plan Ubica tu casa, del que el régimen se deslinda. Sin embargo,  mientras niega su existencia, se registraron algunas ocupaciones aisladas, principalmente en la capital.

Se habla, además, de casas abandonadas que se marcaron. Y, ahora, una cosa se mezcla con la otra, en medio de una gran desinformación y una aparente improvisación.

Gaceta Oficial

Las nuevas alarmas se encendieron antes de que el decreto de Maduro apareciera en Gaceta Oficial y comenzaron a sonar con más fuerza tras la oficialización.

A principios de septiembre, Ricardo Menéndez, ministro de Planificación, comenzó a ofrecer algunos detalles del censo.

Explicó que en una primera fase, ya en curso, se haría un conteo de los inmuebles existentes en el país, incluyendo hogares y comercios. Luego vendría un autoempadronamiento.

La lista de objeciones está encabezada por el hecho de que el censo se realice este año y no en 2021, cuando corresponde, porque se cumplen 10 años del último. Menéndez manifestó en 2018 que el adelanto se realizaría para prever los indicadores y enfrentar la «guerra económica».

Este año, sin embargo, argumentó que es de importancia estratégica para el cumplimiento del Plan de la patria 2019-2025.

Intenciones políticas

A juicio de Santana, podría haber intenciones políticas relacionadas con las elecciones legislativas de 2020.

“Se quiere, especialmente en algunos sectores medios y capas populares, generar con este censo la sensación de que desde el gobierno se tiene el control, la vigilancia y la data sobre cada una de las casas y cada uno de los ciudadanos. Esto utilizando un código QR y con la presencia de milicianos y de activistas partidistas”, advirtió.

Aunque en el decreto no se dice nada sobre su participación en el censo, Menéndez informó que los empadronadores serán precisamente miembros de la milicia.

Según información difundida en medios oficiales, la formación de dichas personas para ejecutar su rol en el censo ya comenzó en varios estados del país. En Caracas, 500 de ellos ya realizaron una prueba piloto.

“La data que resulte, que podría ser influida por las propias autoridades, ya que los que van a recabarla son militantes de partido y milicianos, es la base para realizar la división del país en circuitos electorales. De esa manera puede influir en los resultados de un proceso comicial”, indicó Santana.

Mal momento

Mientras que para el oficialismo parece ser el momento perfecto para realizar el censo, para la oposición y parte de la sociedad civil no lo es.

La Asamblea Nacional discutió y aprobó un acuerdo para exigir el cese inmediato del censo.

Enrique Márquez, diputado a la Asamblea Nacional, rechazó el secretismo y la desorganización con los que considera se está realizando la actividad.

“Le estamos diciendo a la gente que no se tome esto en serio”, reiteró.

En una reunión de más de 1.400 juntas de condominios de 17 ciudades del país, se presentó la opción de la figura de la objeción de conciencia, prevista en el artículo 61 de la Constitución, que permitiría a las comunidades rechazar la presencia de los encuestadores  en sus casas y no cooperar con ellos.

En asambleas de vecinos que se han efectuado durante las últimas tres semanas, en distintos sectores de la capital se está haciendo el mismo llamado.

El temor de los ciudadanos

Gabriel Santana, del partido Primero Justicia, encabezó algunas de ellas en el municipio Chacao. Dijo que uno de los temores de la población es que quien no abra la puerta a los empadronadores sea excluido de las ayudas gubernamentales.

Suzana Henríquez, quien ya participó en dichos encuentros, destacó que como ciudadana venezolana, no puede permitir que otras personas quieran quitarles sus casas a quienes trabajaron y lucharon por ellas.

La organización micondominio.com decidió hacer, la noche de este martes, una reunión con miembros de la comunidad de venezolanos, específicamente en Bogotá, para escuchar sus inquietudes con respecto al censo. Planean repetir la actividad durante el mes de noviembre, en Medellín.

La oposición consignó denuncias tanto en los ministerios de Planificación y de Vivienda, como en el Instituto Nacional de Estadística. Aunque no han obtenido respuesta, planean insistir en la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía General de la República.