Venezuela
Foto Kerwing Hernández @kerwinghg

El último reporte oficial sobre el coronavirus indicó que para el 24 de mayo en Venezuela 1.121 personas se han infectado de covid-19. Sin embargo, esta cifra podría ser solo la punta del iceberg, según el médico y ex ministro de Salud, José Félix Oletta.

La cifra de casos confirmados es solo la punta del iceberg. Tienes entre 20% y 25% de los casos confirmados, pero tienes otro 75% u 80% que aún no han sido diagnosticados. Y menos si utilizan malas técnicas para detectar la enfermedad o si las usan a destiempo”, explicó Oletta en entrevista con El Nacional.

El régimen de Nicolás Maduro asegura que Venezuela es uno de los países de la región que realiza más pruebas para detectar el coronavirus. Hasta el 21 de mayo reportaron haber elaborado un total de 697.691 pruebas de diagnóstico de covid-19, aunque solo 16.577 son las llamadas PCR, según un reciente informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas.

Venezuela con poca capacidad para procesar PCR

Una fuente del Ministerio de Salud reveló a El Nacional que el número de pruebas PCR realizadas para el día 23 de mayo era de 21.436. En la actualidad se procesan más de 650 diarias, el triple que en los meses de marzo y abril, cuando se calculada que se elaboraban unas 200 por día.

“Aunque han incrementado la cantidad de PCR por día el número sigue siendo muy bajo y los más bajos de América Latina. Colombia hace 10 veces más, Perú y Chile hace 40 veces más. Esto influye notablemente en la detención de los casos”, señaló Oletta.

El resto de las pruebas a las que se refiere el régimen son las rápidas, las cuales son traídas de China y tiene un valor aproximado de 12 dólares por unidad.

Mientras que las PCR permiten detectar un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo y tienen 90% de efectividad, las rápidas miden el número de anticuerpos producidos frente al virus, algo totalmente inútil durante los primeros 5 a 8 días de haberse producido la infección.

“Las pruebas rápidas no están diseñadas para confirmar diagnósticos, la Organización Mundial de la Salud no las recomienda con ese propósito. Con las pruebas rápidas no se hace la detección del virus en los pacientes de fase aguda. La prueba es totalmente negativa, silenciosa e inútil en los  7 primeros días. En la medida que pase el tiempo, dos o tres semanas, la prueba se hace positiva, lo que te permite solo un diagnóstico tardío de la enfermedad. La única prueba válida y aprobada por la OMS es la PCR en tiempo real, que te permite identificar los casos agudos”, explicó Oletta.

Solo el Instituto Nacional de Higiene

Hay al menos seis instituciones entre públicas y privadas capaces de hacer las pruebas PCR en el país, pero el régimen le quitó a las instituciones privadas la autorización para procesarlas y les decomisó el material.

Sólo el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, en su sede de Caracas y la unidad móvil del estado Táchira, procesa las pruebas PCR que se recolectan en todo el país. Esto complica que los expertos puedan tener un mejor retrato del comportamiento de la epidemia, y por ende los casos no son detectados a tiempo.

“En Colombia, hace un mes de 5 institutos pasaron a 23 y hay cerca de 50 laboratorios autorizados para procesar las pruebas. Usted puede tener un retrato mucho mejor establecido del comportamiento de la epidemia, que mandando todas las pruebas a un solo lugar”, manifestó Oletta.

Otra de las consecuencias de tener disponible sólo un laboratorio para procesar todo lo relacionado al covid-19, es que mientras que algunos pacientes reciben los resultados de las pruebas PCR en un día, otros deben esperar de cinco a seis días.

Datos a los que tuvo acceso El Nacional mostraron que las muestras recolectadas en estados como Yaracuy, Apure, Monagas e incluso Miranda, se tardan varios días en llegar a la sede del INHRR, ubicada en Caracas.

En un virus con tanta propagación como el SARS-Cov2, la rapidez es vital para evitar mayor número de contagios. De allí la importancia de disponer de laboratorios que procesen PCR en diversos estados del país.

En el caso de la unidad móvil del INHRR, ubicada en la frontera entre Colombia y Venezuela, solo procesa muestras recolectadas en Táchira, según la investigación realizada por el diario.

La inversión

El ex ministro de Salud destacó que el deber del régimen al decretar el Estado de Alarma en el país era anunciar cuánto invertiría de manera extraordinaria en el programa para la atención de la pandemia, pero tras 70 días no se ha hecho.

“En 70 días uno esperaría que el gobierno dispusiera para todos los obreros, enfermeras, médicos y trabajadores, de equipos de protección en los lugares de trabajo. Pero aquí los enfermos pasan a ser de víctimas, a ser culpables y responsables. El gobierno tiene la responsabilidad de proveer los equipos y condiciones de seguridad en los lugares de trabajo, es una obligación directa del Estado”, resaltó.

En los 45 hospitales centinelas que hay en el país, se dispone de 246 camas de cuidados intensivos y solo 102 ventiladores, 50% de ellos en Caracas. Este número para atender a 28 millones de habitantes.

Casos importados en Venezuela se multiplicaron

En 5 días se han dado 45% de los casos totales desde marzo. Esto demuestra que la curva en Venezuela se está modificando, mostrando un proceso de ascenso y un patrón cambiante en la evolución de la pandemia en el país.

70% de los casos son importados, es decir, alrededor de 700 de los pacientes que fueron detectados con el virus se infectaron fuera de Venezuela. En el mes de marzo, se registró que en su mayoría se trataba de viajeros de España e Italia. Para mediados del mes de abril el número de contagiados se incrementó debido a un foco proveniente de República Dominicana. En mayo, los viajeros que retornan de países de la región como Colombia, Perú, Ecuador y Chile son los que han dado positivo para covid-19.

Delcy Rodríguez informó que para el 21 de mayo, 45.905 migrantes venezolanos han vuelto a la nación, haciendo su ingreso por las fronteras terrestres. Mientras que otros 991 regresaron a Venezuela en retornos aéreos.

Los casos de la última semana, que provienen en gran parte de estos viajeros, están ubicados en su mayoría en estados fronterizos: Táchira, Zulia, Apure y Bolívar.

“Realizando una curva únicamente de estos estados, tenemos que es allí donde se concentran la mayoría de los casos, específicamente los importados. Si la tendencia continúa igual y este brote no se extingue y aumenta, porque cabe destacar que muchos de los que retornan no pasan por puntos de control sino por trochas y caminos verdes, la situación se volverá incontrolable”, alertó Oletta.

Evaluación médica

Los venezolanos que ingresan al país son sometidos a una evaluación médica, son puestos en cuarentena en la frontera y se les realiza una prueba rápida para covid-19, según las autoridades.

Al realizar a los viajeros una prueba rápida y no una PCR, no se descarta por completo la presencia de la enfermedad. Esto podría provocar en las próximas semanas una serie de brotes comunitarios y por lo tanto un aumento considerable de los casos de covid-19 en el país.

“En la evolución de una epidemia ocurre eso, que los casos que tú no sabes cómo se contagiaron aumentan y el número donde puedes identificar el caso original disminuye. En los próximos días deberíamos ver si efectivamente el porcentaje de los importados disminuye a expensas que los comunitarios se incrementen”, detalló el médico.

El protocolo de control sanitario y epidemiológico implementado en los puntos fronterizos consiste en la aplicación de pruebas de despistaje, principalmente pruebas rápidas. Las personas retornadas cuya prueba resulta negativa son transferidas a los Puntos de Atención Social Integral para cumplir la cuarentena. En Táchira, las personas permanecían durante cinco días antes de ser transportadas a su destino. En otros estados fronterizos como Apure, Bolívar y Zulia la permanencia en cuarentena es de 14 días.

Debido al número creciente de personas positivas entre los retornados, el 18 de mayo el régimen ordenó que todas deban cumplir 14 días de cuarentena sin importar el estado por donde ingresen.

Las personas retornadas

Las personas retornadas cuyas pruebas dan un resultado positivo, reciben atención médica y son mantenidas en aislamiento. Las autoridades coordinan el transporte de las personas retornadas a sus estados de destino después de tener una segunda prueba rápida negativa.

“Es absurdo aplicar una prueba rápida primero y que dependiendo de ello se confirme el diagnostico con la PCR. La enfermedad los primeros días dará negativo”, señaló Oletta.

Amelia Fressel, autoridad única de salud en el estado Táchira, indicó hace algunos días que han tomado alrededor de 5.200 pruebas PCR. Adelantó que al estado llegaron recientemente, más de 30.000 test. Sin embargo, estos datos no coinciden con las cifras que reveló a El Nacional una fuente del Ministerio de Salud.

Para el 23 de mayo, la Unidad Móvil del Instituto Nacional de Higiene que se encuentra en el estado Táchira había procesado 2.363 pruebas PCR. Diariamente, se realizan ente 70 y 80 pruebas en este lugar.

El riesgo de contagio en el país se redujo de forma artificial

“Estamos en una fase de transición de una curva epidémica que va a avanzar y no sabemos cuál será el grado de avance. Nos puede llevar a una fase de expansión en los próximos días”, precisó Oletta.

Las medidas de contención o de mitigación de la pandemia nunca serán suficientes, afirmó el ex ministro de Salud.

“Son medidas necesarias, pero, no son suficientes para resolver el problema. No pueden aplicarse de forma indefinida porque si se mantienen, el país se colapsa por otro lado”, advirtió.

Explicó que en Venezuela la epidemia comenzó de forma tardía. Además, ya el país se encontraba prácticamente aislado del mundo exterior. Se aplicaron medidas distanciamiento social desde el primer día. Esto permitió que la pandemia no se expandiera tan rápido como en otras naciones. Oletta alerta que esto sólo redujo el riesgo de contagio de forma artificial.

“Más allá del decreto de Estado de Alarma, el país se paraliza por la escasez de gasolina. Así que quieran o no el país se paralizó. Esto reduce el riesgo de contagio pero de una manera artificial. La cuarentena en un inicio se cumplía en 80% aproximadamente, pero esto ha mermado debido a la necesidad de la población de buscar los medios para subsistir”, indicó.

@ErikaHDelaR


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo