Julio Borges, comisionado para las Relaciones Exteriores de Venezuela, afirmó que la convocatoria al órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca “abre una nueva fase de presión contra la dictadura de Nicolás Maduro”.

A su juicio, los países del continente reconocen que la cúpula chavista es “una amenaza para la paz, seguridad y estabilidad de la región”.

Este miércoles el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos aprobó con 12 votos a favor, 5 abstenciones y 1 ausencia, la convocatoria al órgano de consulta para activar el TIAR por el caso de Venezuela.

A través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, Borges dijo que esta acción es un logro del trabajo de la Asamblea Nacional, del presidente interino, Juan Guaidó; del embajador ante la OEA, Gustavo Tarre, y de los líderes democráticos que han “luchado para la salida de esta dictadura”.

“Queda claro que el mundo libre respalda al pueblo venezolano y no está dispuesto a permitir que este Estado fallido siga en el poder. Es vital que la presión internacional se una con la interna, los venezolanos deben seguir resistiendo y luchando para que haya un desenlace”, manifestó.

Los 12 países que respaldaron el TIAR fueron: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras y Paraguay. También República Dominicana y Venezuela, representada por la delegación del mandatario interino.