Foto: Cortesía

Antes del proceso de negociación entre el régimen y la oposición, la Unión Europea «no tenía posturas tan firmes y frontales en contra del dictador», afirmó Desiree Barboza, diputada a la Asamblea Nacional.

A su juicio, los cuatro meses de negociación, con la mediación de Noruega, no fueron una pérdida de tiempo en vista de que permitió que se ganara «unos aliados mucho más fuertes», como lo son los países de la Comunidad Europea.

«Ellos vieron que de nuestro lado sí hay voluntad política para buscar una salida consensuada en beneficio de todos en Venezuela, y se dejó en evidencia que Maduro, hoy, lo que busca nuevamente, es perpetuarse en el poder», expresó Barboza.

«El único obstáculo es Maduro»

La también coordinadora de Voluntad Popular en el estado Zulia recordó que la delegación del presidente interino Juan Guaidó acudió a la mesa de negociación a fin de demostrar su voluntad política. Esto, para «buscar una solución en beneficio de los venezolanos y de tratar de conseguir una salida menos tortuosa y lamentable para todos».

«Hoy, al ver que nosotros sí fuimos, que lo intentamos, que agotamos esa vía, se deja claro que el único obstáculo para poder lograr una salida cuanto antes es Nicolás Maduro», enfatizó.

Una propuesta estéril

Barboza afirmó que el acuerdo firmado este lunes por un sector de la oposición con la cúpula chavista «es algo ya estéril y agotado, que no va a tener ninguna repercusión ni tendrá mayor efecto del que están anunciando».

A su juicio, este sector político no representa a la mayoría de los venezolanos ni a la oposición. «Opositor es todo aquel que lucha realmente en contra de esta dictadura y que busca mecanismos y salidas a esta crisis, no aquel que busca hoy coexistir con el régimen», precisó.

La legisladora resaltó que la oposición intentó una negociación porque existía la mediación de las autoridades noruegas. «Nosotros no fuimos a sentarnos directamente con un régimen que persigue, amedrenta, encarcela y tortura a todo aquel que piense distinto», recalcó.

Recordó que en el Parlamento ya se ha avanzado en las postulaciones para los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral y que el chavismo fue el que tomó la decisión de abandonar sus curules alegando la figura del desacato.

«Que quieran regresar no tiene cambio; un cambio real sería aceptar el acuerdo que planteamos en Noruega, no esto que plantea este grupo pequeño», enfatizó.

Elevar la presión

Tras agotar el proceso de negociación, Barboza indicó que desde la AN, el Frente Amplio Venezuela Libre y la comunidad internacional se avanzará para «elevar la presión a su máxima expresión hasta lograr la salida de Nicolás Maduro».

Entre las acciones por ejecutar, explicó, se encuentra el fortalecimiento de las alianzas internacionales para conseguir la aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca y la organización interna para la nueva fase de la Operación Libertad.

«Es importante que la presión interna esté alineada con las acciones internacionales a fin de acorralar a Maduro para que entienda que debe retirarse o para que podamos conseguir el cese de la usurpación cuanto antes», enfatizó.