Protesta de adultos mayores, pensionados
Foto Asociación Civil Convite

Los adultos mayores en Venezuela se convirtieron en los esclavos de las cajas subsidiadas que vende el régimen de Nicolás Maduro, a través del Comité Local de Abastecimiento y Producción.

Francelia Ruiz, coordinadora de Proyectos de la asociación civil Convite, hizo la afirmación en una entrevista con el periodista Román Lozinski, transmitida por Circuito Éxitos, en la que detalló la precaria situación que viven los ancianos.

«Además de ser un mecanismo de extorsión y de control político, conlleva a una proliferación de diabetes e hipertensión porque es una caja que solo contiene carbohidratos; así una persona puede aumentar la incidencia de desarrollar diabetes y, en el caso de las personas mayores, empeora la salud», manifestó.

Señaló que 30% de los adultos mayores se quedó atrás en una primera fase de la oleada migratoria sin precedentes. «Nuestras personas mayores están quedando abandonadas en un país con las peores condiciones de la región para envejecer», agregó.

Ruiz dijo que en muchos casos los personas mayores se cuidan entre ellos porque no cuentan con el apoyo de los familiares y los vecinos no pueden atenderlos completamente porque también tienen sus propias responsabilidades.

La activista expuso que la lucha en estos momentos es por la supervivencia y por los derechos más básicos.

«Son personas que están literalmente solas. Ha habido casos en los que los vecinos los ayudan y otros en los que se enteran de que murieron porque comienzan a descomponerse», expuso.

La coordinadora de Convite afirmó que en Venezuela quedó demostrado que el régimen de Maduro decidió que las pensiones sean la única política de atención para las personas mayores. Un beneficio que considera insuficiente.

«Los viejos están decidiendo entre morir o morir. Si compran medicamentos no pueden comprar alimentos», lamentó. Agregó que solo un blíster de losartán potásico de 10 tabletas cuesta 80.000 bolívares.

«Pareciera que como ya los viejos van de salida entonces no importan. Son los ignorados dentro de la emergencia: hacen 20 horas para cobrar la pensión, están muriendo por infartos en las colas», denunció.

Finalmente, indicó que 5 de cada 10 adultos mayores se acuestan con hambre algunos días a la semana, mientras que 3 de cada 5 lo hacen sin comer.

Muertes por causas violentas

Indicó que, de acuerdo con el informe de la ONG publicado en 2018, un total de 333 personas mayores murió por causas violentas. De esta cantidad, 176 ancianos fueron asesinados, más de 60% de esta última cifra se debió al robo de sus pertenencias.

Ruiz señaló que 111 de los casos no tuvieron responsabilidades porque fueron desconocidos, además de resaltar que el sistema de justicia venezolano ha demostrado ser incompetente para resolver los asesinatos.

«Hay un subregistro de las muertes reseñadas en los medios de información porque desde hace más de cinco años el Estado no publica las cifras oficiales. Hemos construido una base de datos consultando 74 portales web del país en todo el ámbito nacional», explicó.

Loading...